¡Niñas No Madres!

¡Niñas No Madres!

Por Marina Hidalgo Robles

Hace algunas horas nos volvimos a estremecer con la escabrosa noticia de una niña de 10 años que fue obligada a parir. Víctima de abusos sexuales por la pareja de su cuidadora, llegó al Hospital Eva Perón de Tucumán y, sin la aplicación del protocolo ILE, fue derivada al Instituto de Maternidad y Ginecología Nuestra Señora de las Mercedes donde se le practicó una cesárea.

La niña ya estaba en el séptimo mes de embarazo. Según el relato de su cuidadora, recién hace unas semanas atrás supo del embarazo y habría sido en ese momento que realizó la denuncia. No sólo tuvo que soportar los abusos y violaciones de la pareja de quien la cuidaba, también vivió en silencio y soledad 7 meses de embarazo. ¿Cómo no llamar tortura a lo que tuvo que vivir?

Se vuelve a poner sobre la mesa la importancia de la ESI, que hasta ahora el gobierno no garantiza en ningún distrito ni provincia. Que niñx puedan hablar las vejaciones que viven en sus casas, que encuentren unx adultx que pueda escuchar, que sepan que nada de lo que les pasa es su responsabilidad y que pueden pedir ayuda, son algunos de los elementos que aporta la Educación Sexual.

Para eso hace falta presupuesto, para capacitar a profesionales de la educación, salud y justicia. Pero también para garantizar dispositivos que puedan actuar de inmediato en cuanto una niña habla o alguna situación de vulneración de derechos es detectada.

La justicia intervenía con esta niña hacía años por la situación de la custodia. La madre biológica pedía que estuviera a su cuidado pero la justicia, aun reafirmando que eso era lo que debía ocurrir, había postergado que esa decisión se ejecutara por las condiciones materiales en las que vivía ¡un verdadero castigo a la pobreza! ¿Cómo puede ser que mientras se tenía que definir quién era responsable del cuidado de esta nena, no se haya visto que en su casa era abusada y violada?

El violador está prófugo y ahora se está investigando por qué no se detectaron antes los abusos ni el embarazo. Como siempre, la investigación recae en lxs trabajadorxs “que no vieron”, nada se dice de la falta de capacitación, de dispositivos, de herramientas reales para poder enfrentar este tipo de situaciones. Nada se dice que la responsabilidad es del estado.

El estado, y particularmente el gobierno provincial, no sólo la dejó a merced de un abusador sino que, cuando llegó al hospital la hizo pasar por la segunda parte de una tortura interminable: parir a los 10 años.

El actual ministro de Salud de Tucumán, Luis Medina Ruíz, abiertamente antiderechos, era Director del Hospital Avellaneda y fue quien en 2019 intentó frenar una ILE para una niña, que finalmente se realizó, a expensas del procesamiento penal de la médica Fabiana Reina. Fue también el responsable de convocar un abrazo en ese mismo hospital donde Belén fue atendida y luego procesada y condenada por homicidio, cuando había tenido un aborto espontáneo.

El ataque contra esta médica en aquel momento había sido parte de una cruzada contra el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, que incluía que los Directores de hospitales objetores de conciencia, imponían esa línea para todo el personal de salud, persiguiendo laboral y judicialmente a quienes se opusieran.

Hoy es Ministro de Salud, en reemplazo de Rosana Chahla quien también es conocida en la provincia por negar el derecho al aborto a mujeres y niñas, como fue el caso de Lucía, la niña de 11 años obligada a parir en 2019.

Hace más de un año ganamos el Aborto Legal, pero la ofensiva reaccionaria contra nuestro derecho sigue dando sus zarpazos, y torturar a esta niña de 10 años, es la muestra más clara. Hace algunos días, al cumplirse un año de la conquista, escribíamos que ni el gobierno nacional ni los provinciales, ni el Ministerio de Mujeres y Diversidad, habían hecho nada para garantizar un derecho ganado en las calles. Tanto es así ¡que todavía se sigue obligando a una niña de 10 años a parir!

No sólo la falta de presupuesto para garantizar Misoprotol y todos los insumos sanitarios, también la ausencia de campañas de información para la sociedad en su conjunto, la falta de formación para profesionales de la educación y de la política pública de asistencia. ¡Hace horas sabemos de esta aberración, pero la Ministra de Mujeres y Diversidad todavía no dijo nada!

La Marea Verde ganó una pelea de años. Y tiene la fuerza para seguir peleando la efectiva aplicación de la Ley, y la defensa de cada niña abusada contra los ataques reaccionarios de los antiderechos que quieren imponer la maternidad a fuerza de tortura.

¡NIÑAS NO MADRES!

¡Cárcel al violador Carlos Alberto Merlos!

¡Destitución de los torturadores de niñas!

Aplicación efectiva de la IVE, y la ILE.