Fuera los objetores de conciencia

Fuera los objetores de conciencia



Por Marina Hidalgo Robles

La derrota electoral del gobierno fue una expresión del hartazgo de grandes sectores de la sociedad con un gobierno que durante dos años no dio nada para lxs de abajo. Pero también generó cuestionamientos dentro del feminismo, especialmente por la designación de Juan Manzur como Jefe de Gabinete y por el ataque por derecha de quienes explicaron la derrota del gobierno por supuestas desviaciones en políticas de género.

Las feministas del gobierno salieron corriendo, en lo que podríamos denominar el nuevo operativo Pintemos de Verde al Gabinete, a responder la catarata de críticas que denunciaban la designación de Manzur; reconocido antiderechos, militante del Opus Dei y gobernador que obligó a una niña de 11 años a parir.

Toda la explicación ronda más o menos en que tal vez Manzur no tenga las mejores ideas sobre los derechos de las mujeres y diversidad, pero en un momento de crisis (de su frente político) no podemos cuestionarlo todo. Así que mejor no cuestionemos nada. Así aparece el orden de importancia de las miserias sociales; primero la pobreza, después vemos los temas de género.

Esta estrategia ya la peleamos hace un tiempo atrás y más de una vez.

La primera fue en el 2019 en plena campaña electoral de Alberto Fernández cuando este mismo grupo de feministas, que peleaban un lugar para ellas mismas en el futuro gobierno, intentaban convencer a la Marea Verde, en cuanta asamblea había, de que la pelea por el Aborto Legal no era tan importante como ganarle en las urnas a Macri. A pesar de ellas, la Marea no bajó los pañuelos y hoy el aborto es legal.

La segunda fue en mayo del 2020 cuando en una carta pública firmada por Marcela D’Alessandro – Directora Nacional de Economía, igualdad y género en el Ministerio de Economía –  y Dora Barrancos – feminista de la academia y asesora del gobierno nacional – entre otras, apoyaban la renegociación con los fondos buitres y el pago de la deuda, dándole la espalda al movimiento de mujeres y la diversidad que ya venía movilizando en las calles contra el FMI en los multitudinarios 8 de marzo y otras fechas.

Actitud ruin si las hay, la de querer oponer las necesidades de la clase trabajadora con las del movimiento feminista. Quienes dicen que se puede jerarquizar las distintas miserias, que no se puede atender las demandas del movimiento de mujeres y LGTTB+, apelando a la pobreza de las grandes mayorías sociales; que pelear contra la violencia patriarcal es desoír las necesidades de lxs pobres; sólo usan ese pretexto para no hacer nada, para desactivar un movimiento de lucha y dejar las cosas tal cual están.

¿Pero qué pasó entre la denuncia penal del 2019 de Gómez Alcorta, contra Juan Manzur por obligar a parir una niña de 11 años y la nota[1] publicada el martes pasado de férrea defensa del nuevo Gabinete? Pasó que Gómez Alcorta ahora es funcionaria del gobierno y, como tal, su tarea es la defensa de un gobierno acuciado por la urgencia de dar vuelta un resultado electoral que se le viene encima. Es funcionaria de un gobierno que, pese a tener sus crisis internas, no tiene ninguna grieta a la hora de ajustar: pueden pelearse mucho, pero lo que no está en juego para nada es seguir pagándole al FMI la deuda de miseria que contrajo Macri. A dos semanas de las elecciones el gobierno desembolsó un nuevo pago de 1.880 millones de dólares.

Cuando Soledad Deza – abogada de Belén, la mujer que estuvo detenida más de 2 años en Tucumán ¡por un aborto espontáneo! –  dice que “algo hicieron bien”[2] porque 4 senadores tucumanos votaron a favor de la IVE, cuando Mariana Carbajal escribe “Que se esté cuestionando a Manzur por su posición con el aborto es realmente absurdo”[3], incluso cuando la Ministra Gómez Alcorta no augura “ningún problema de convivencia”, lo hacen como parte del operativo de lavado de cara de un gabinete ajustador (y en este punto realmente la discusión no puede ser la paridad de género, si no el contenido mismo de las políticas de ajuste que están llamados a aplicar, las lleve adelante un varón o una mujer).

El gobierno no perdió las elecciones por distraerse con políticas de género: por la simple y sencilla razón de que no hubo ni un peso destinado a las políticas de género que hubiese podido ser utilizado en otro ámbito. Ministerio sin presupuesto, Plan Nacional para erradicar la violencia sin presupuesto[4], Subsidios sin presupuesto[5]. ¡El presupuesto TOTAL nacional es de $53 por mujer y diversidad, sumando aportes como el de la ANSES para las AUH!

¡Ni siquiera se ocuparon de garantizar una búsqueda e investigación seria para encontrar a Tehuel, que ya lleva 200 días desaparecido! ¿De qué políticas distractivas hablan, si para las mujeres y la diversidad sólo hubo chamuyo de parte del gobierno?!

El gobierno perdió las elecciones por un enorme voto castigo, por los salarios miserables y el ajuste que ahorca cada día más a lxs de abajo. Ese ajuste que este nuevo gabinete está llamado a llevar hasta el final y al que vamos a tener que enfrentar por un salario mínimo de $100mil que alcance la línea de pobreza: ya vimos en estos días la burla del “incremento” del Salario Mínimo a miserables $33mil recién en febrero. Un dato que impacta en el conjunto de trabajadores y trabajadoras y, especialmente, en las mujeres y diversidad: el INDEC informó que las mujeres jóvenes son las más afectadas por el desempleo llegando al 22% mientras que los varones al 16%.

Y si obtuvimos conquistas fue porque el movimiento feminista siguió peleando por cada reivindicación, no por la gracia de ningún gobierno. Por eso ganamos el aborto legal, porque no bajamos los pañuelos y seguimos exigiendo hasta en pandemia que no queríamos ni presas ni muertas por la clandestinidad.

La designación de Manzur es una señal para un sector que reacciona contra las mujeres y la diversidad, contra el derecho al aborto, personificado en Milei y otros antiderechos.

Una señal que se suma a los ataques reaccionarios de los celestes que venimos enfrentando desde que ganamos la ley: en Salta hay una médica procesada (¡que hasta estuvo detenida en la cárcel!) por practicar una ILE. En municipios enormes como La Matanza o La Plata de Buenos Aires, no hay presupuesto suficiente para garantizar las IVE, no se practican en casi ningún hospital y todo sigue recayendo en las salitas y centros de salud; como antes de ganar la ley. En Mar del Plata, Córdoba, Catamarca, San Juan, Salta, Mendoza y Chaco y otras provincias se presentaron amparos judiciales para declarar la inconstitucionalidad de la ley.

Que el gobierno nacional ponga de Jefe de Gabinete a un antiderecho es un guiño para todos los celestes. Que hayamos conquistado la ley no quiere decir que se esté aplicando, ya la designación de Manzur es un guiño para que los objetores de conciencia sigan actuando, es una señal de que no se va a destinar un peso para garantizar consejerías ni misoprostol, ni políticas de salud sexual y reproductiva.

Denunciamos que Manzur es antiderechos. Denunciamos que es enemigo de las mujeres y la diversidad. Y denunciamos que este gabinete, todo, es enemigo de lxs de abajo; que no hay pintura feminista que pueda lavarles la cara.

Muy al contrario que el coro de reaccionaros que aprovechó la oportunidad para salir a gritos contra el lenguaje inclusivo y desde ahí contra toda política de género, Las Rojas reivindicamos todas y cada una de las conquistas que ganamos luchando, con la certeza de que las vamos a defender de cualquier intento de quitarlas.

Por eso, este 28S Día Internacional de Acción por el Aborto Legal, volvemos a las calles en todo el país para exigir:

¡Aplicación de la ley de IVE en todo el país!

¡Fuera los antiderechos de los hospitales!

¡Fuera Manzur!

[1] https://www.infobae.com/opinion/2021/09/20/politicas-feministas-politicas-de-mayorias/

[2] https://twitter.com/Sole_Deza/status/1439345552961982473

[3] Mariana Carbajal, “No es Manzur, hermanas”, Newsletter de feminismo.

[4] https://lasrojas.com.ar/un-plan-de-migajas-que-ni-siquiera-hace-temblar-al-patriarcado/

[5] http://lasrojas.com.ar/basta-de-violencia-y-femicidios/