Una vez más, el Estado abandona a Alika

image_pdfimage_print

Una vez más, el Estado abandona a Alika

 

 frente al tribunalEl histórico juicio de Alika, en el que querella contra los proxenetas y el estado, entró a un cuarto intermedio después de seis extensos días de debate, declaraciones y alegatos. La sentencia se dará a conocer el 30 de este mes, día que tenemos que recibir la resolución del Tribunal en la calle!

Pero parece que hubo algunas confusiones, porque el cuarto intermedio era solo para el debate oral en tribunales. Aparentemente las instituciones estatales se tomaron al pie de la letra esta decisión, porque todas las medidas (las pocas medidas) dispuestas para el  acompañamiento y seguridad de Alika entraron en un cuarto intermedio al igual que el debate del juicio. El problema es que la vida de Alika, su convivencia en una ciudad pequeña con los proxenetas, las amenazas y hostigamiento, no se levantaron.

Cuando Alika fue encontrada en el allanamiento del prostíbulo Sheik el estado provincial le ofreció un lugar donde vivir: una casa que ya había sido declarada como inhabitable por trabajadores de Desarrollo Social unos meses antes, que no tenía gas (sí, en Ushuaia sin gas para calefaccionar), ni muebles. También le ofrecieron hacer un curso de tejido con una contraprestación de tan poca plata que Alika ya ni se acuerda. Le dieron un préstamo para comprar un terreno, no el dinero para comprarlo.

Alika tuvo que enfrentar el juicio oral compartiendo los pasillos de tribunales con los proxenetas, porque a pesar de las extensas investigaciones realizadas los imputados llegaron al juicio en total libertad, sin prisión preventiva para proteger a Alika. Es más, como en la mayoría de los casos de violencia contra las mujeres, las encerradas son las propias mujeres. Alika tuvo que ser recluida en un lugar perdiendo el contacto con su familia y compañeras, ¡mientras los proxenetas se paseaban como de vacaciones!

Antes, durante y después del juicio, las amenazas y hostigamiento fueron constante contra Alika y las otras mujeres que declararon en la causa.

El colmo fue la presencia de Fabiana Túñez, presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres – designada por Macri – y Coordinadora del Consejo Federal de lucha contra la Trata, en Ushuaia los mismos días del juicio para una reunión de este organismo, declarando además que habían elegido esa Ciudad para realizar la reunión para acompañar a Alika. Entonces, ¿cómo ayudo que el Consejo contra la Trata sesionara en Ushuaia? ¿Qué apoyo le dio a Alika? ¿Qué medidas impulsó que se tomaran para su protección? Todas las preguntas se responden igual, ¡en nada! Alika recibió un mensaje vía whatsapp de Tuñez en el que le ofrecía “lo que necesitara”, pero no recibió absolutamente nada de lo que necesitaba ni de lo que necesita.

El juicio terminó y Alika se quedó sin custodia, sin el personal de acompañamiento del Programa de Rescate, sin medidas de cuidado, sin una vivienda propia, sin poder salir a la calle, ¡sin quiera poder a llevar a sus hijas al jardín! La otra testigo, que también declaró en la causa, no recibió absolutamente ninguna asistencia. Eso sí, le ofrecieron ingresarla al Programa Ellas Hacen, para que haga un curso de algún oficio ¡por 5 mil pesos! ¡Qué escándalo!

Está visto que más allá de la intención y convicción de algunas trabajadoras y trabajadores de las instituciones estatales, el estado es garante del funcionamiento de estas redes, y cuando tiene que elegir, encierra a las mujeres y deja libre a los proxenetas. Este es el mismo estado que liberó a todos los proxenetas de Marita Verón, después de la incansable lucha de su madre Susana Trimarco, cuando gobernaba Cristina. Es el mismo estado con Macri a la cabeza que encerró a Belén. El mismo estado que no nos sorprende amparando violentos femicidas y proxenetas.

El estado es responsable de la integridad de Alika, de la testigo X, y de sus familias. Exigimos ¡cárcel inmediata a los proxenetas y hostigadores!

¡Qué se garantice la protección de Alika y la testigo X y sus familias!

¡Trabajo genuino y vivienda propia!

¡El gobierno es responsable!