Un año más sin aborto legal en la Argentina

image_pdfimage_print

Un año más sin aborto legal en la Argentina

 

Sonia Sanchez. CongresoA pesar del relato del gobierno K sobre los avances de la década ganada, las mujeres sabemos que nuestros derechos siguen negados. Y el gobierno no sólo se niega a legalizar el derecho al aborto, que evitaría cientos de muertes por año, sino que tampoco es capaz de garantizar el derecho a los abortos no punibles. Esto se vio una vez más reforzado por la negativa del ministerio de salud de la provincia de Buenos Aires a realizarle el aborto no punible a una nena de 13 años violada por su padrastro. Fue el movimiento de mujeres de Moreno, del que Las Rojas fue parte fundamental, el que consiguió la visibilización y por ende la resolución del caso. Meses después el ministro de Salud de provincia, Alejandro Collia, anunciaba un servicio móvil de abortos no punibles. A los pocos días, el kirchnerista Scioli daba marcha atrás con el anuncio.

Pero una dékada perdida para las mujeres, no es sólo estancamiento. El giro a la derecha del gobierno con el ajuste, el pago serial de la deuda, devaluaciones y todas las medidas que van contra el pueblo trabajador, también se verifican en la vida de las mujeres. Una dékada regalada a los sectores reaccionarios que se oponen al derecho a decidir de las mujeres, abre la puerta para que esos sectores reaccionarios se envalentonen.

En Libertador General San Martín, Jujuy, hay tres mujeres presas. Susana Díaz, se realizó un aborto en condiciones muy precarias y tuvo que ser internada por la infección. La médica del hospital Oscar Orías, María Marta Scaro la denunció y Susana junto con dos compañeras de trabajo, María Cuella y Claudia Guaraná, fueron encarceladas. La carátula que les impone la reaccionaria fiscal María del Valle Faral dice “homicidio agravado por el vínculo”. Hoy Susana, María y Claudia están presas en una celda de 2mts x 2mts, sin luz, sin puerta, sólo con un colchón y frazadas en el piso, en condiciones acordes con el lugar donde están, un ex centro clandestino de detención, del barrio de Ledesma. Por supuesto, el gobernador kirchnerista Eduardo Fellner no ha movido un dedo a favor de estas mujeres.

La campaña por el derecho al aborto legal ya y por la libertad de Susana, María y Claudia serán este año en Salta de las banderas más importantes que levantemos las mujeres. Y Salta no es cualquier lugar. Allí es ama y reina la Iglesia católica. No sólo porque hay una iglesia en cada manzana, sino porque cuenta con un sponsor muy importante: el gobernador kirchnerista Juan Manuel Urtubey, quien en 2009 declaró obligatoria la enseñanza de la religión católica en todas las escuelas públicas. Desde diciembre de 2013 la Iglesia católica organiza reuniones para preparar a sus hordas de fanáticas que intentarán que el Encuentro fracase.

Las Rojas estaremos allí para impulsar en cada taller, en cada actividad y en la marcha de cierre la organización independiente de las mujeres para enfrentar al Gobierno y a la Iglesia que niegan nuestro derecho a decidir.