Tag Archives: Movimiento de mujeres

aborto no punible

Las mujeres no estamos en la agenda

En enero se conoció la noticia de que una nena de 11 años estaba embarazada producto de una violación y que su familia solicitaba un pedido de aborto terapéutico. Su cuerpito no iba a poder sobrellevar un embarazo, según dijeron los primeros médicos que la atendieron. Pero el director del Hospital San Salvador de Concordia les recomendó presentar un pedido ante la justicia. Mientras, el ministro de Salud de la provincia, Hugo Cettour, declaró que “desde el punto de vista médico no ameritaba practicar un aborto”. (Diario La voz ciudadana, Entre Ríos). Delante del juez Raúl Tomaselli de Concordia, la familia se enteró de que los exámenes ordenados por él, afirmaban que la niña “está apta físicamente para seguir con su estado de gravidez y afrontar el embarazo” (Diario Uno de Paraná). Se terminó retirando el pedido, aunque la nena les había dicho angustiada a los médicos que quería “ser como antes”.

Los derechos de las mujeres en el patriarcado Nac & Pop

Novias, ex novias, esposas, ex esposas: rociadas con combustible y prendidas fuego por sus parejas o ex parejas; niñas y jóvenes secuestradas y esclavizadas con fines de prostitución; mujeres, de todas las edades, golpeadas en el ámbito del hogar; trabajadoras acosadas en sus lugares de trabajo, muertas por aborto clandestino, obligadas a prostituirse por proxenetas… son apenas la punta del iceberg de la situación de opresión en la que se encuentra la mitad de la humanidad.

feminismo y socialismo

Feminismo y socialismo

Las Rojas creemos que hay que devolver el feminismo a las mujeres. Es necesario volver a poner en pie un movimiento de mujeres, capaz de luchar en las calles para conquistar nuestras reivindicaciones y también capaz de cuestionar todas las relaciones sociales de opresión y explotación. Las Rojas nos inscribimos en el feminismo socialista, que tiene una larga historia y…

movimiento de mujeres

Por un movimiento de mujeres que en todas partes se vea…

Como era de esperarse, el triunfo popular y democrático que fue la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, puso sobre la mesa otros puntos de los derechos de género que siguen sin resolverse, sobre todo el derecho al aborto legal.

Cuando los gorilas salen de la niebla

Estamos a fines de una década que nació iluminada por el fuego de la rebelión popular. El Argentinazo volteó a varios presidentes; la insurrección boliviana de 2003 derribó al régimen más racista de Latinoamérica; el pueblo venezolano, a costa de dos mil muertos, derrotó el golpe de Estado contra Chávez.

Ellos la tienen presa, nosotras luchamos por su libertad

La historia de Romina Tejerina comienza poco después de su cumpleaños número 18, una noche de agosto en la que su vecino la violó. Producto de esa violación ella quedó embarazada, e intentó abortar por los medios a los que una joven de un barrio carenciado puede acceder, ninguno de ellos, claro está, es una clínica privada en condiciones de higiene y seguridad. Finalmente, en el baño de su casa parió al fruto de esa noche de abuso y violencia, y fuera de sí misma, al ver en él la cara del violador, lo apuñaló. La justicia jujeña no la dejó ni recuperarse de la infección en el hospital, que ya la habían apresado. 14 años de condena fue el veredicto del juicio/farsa mientras su violador está libre.

Barreda y el Monstruo de Austria: la continuación de la…

El austríaco encerró a su víctima en un sótano con un código electrónico en la puerta. Dijo que ella se había ido con una secta, y le hacía escribir cartas que lo confirmaban. Trajo a la casa a los hijos de la violación más llorones, para que no los descubrieran por el ruido que hacían. Y todo para ocultar su perversión ante los vecinos, la justicia y el resto de la familia. Si hubiera vivido en un barrio pobre de la Argentina, se hubiera ahorrado tiempo y dinero.

Ley sin justicia, concesión con trampa

El pasado 9 de abril se sancionó en el Congreso una la nueva ley, presentada por Aníbal Fernández, que regula la trata de personas y la asistencia a sus víctimas, pero lejos de ser un paso adelante para los derechos de las mujeres, lo que oculta esta tramposa ley es una forma de legalizar y organizar la trata de mujeres con fines de explotación sexual.