No en nuestro nombre

No en nuestro nombre




Hoy 9 de mayo, salió una declaración apoyando la renegociación con los buitres, impulsada por Mercedes D’Alessandro (funcionaria del ministerio a cargo de pagar la deuda), firmada por Dora Barrancos (asesora estrella de Alberto Fernández) y un puñado de escritoras, periodistas y otras voceras del gobierno.
Como bien denunció Manuela Castañeira, nuestra compañera dirigenta del Nuevo MAS, Alberto Fernández realizó -a escondidas- un pago por 345 millones de dólares de intereses al FMI el lunes 5 de mayo.

La declaración de D’Alessandro y compañía se llena la boca hablando de las mujeres de los barrios, de las tareas que se han triplicado para las mujeres en los hogares pobres… ¡para apoyar el sangrado económico que significa pagar el robo descarado que es la deuda externa!

Hablan en nombre del feminismo, pero le dan la espalda al movimiento de mujeres y la diversidad que ha sabido movilizarse y expresarse en las calles contra el pago de la deuda, en los multitudinarios 8 de marzo y otras fechas. Y hacen silencio absoluto sobre el cero presupuesto destinado a las necesidades del pueblo trabajador y en particular de las mujeres y la diversidad.
Hacen silencio sobre la falta de barbijos, camisolines y otros elementos esenciales de cuidado e higiene que denuncian les que están en primera línea. ¡Hacen silencio sobre el abandono de les que nos cuidan!

Hacen silencio sobre el asqueroso acuerdo entre el gobierno, la UIA y la burocracia sindical para rebajar salarios y hacer pasar suspensiones y despidos en las fábricas y lugares de trabajo. Hacen silencio y no apoyan la movilización de trabajadoras y trabajadores municipales de Tigre que denuncian los despidos por parte de sus socios políticos.
Hacen silencio sobre la situación de la villa 31 y otros barrios, plagados de COVID, sin agua y con incendios, con hacinamiento, que está amenazando con convertir a los barrios en guetos de la muerte.
Hacen silencio sobre el femicidio de Florencia Morales en una comisaría de San Luis. Hacen silencio sobre Camila Tarocco, Cecilia Basaldúa, y la epidemia de violencia y femicidios. Hacen silencio y no apoyaron la movilización del movimiento en Capilla del Monte, en Córdoba, y en La Plata exigiendo justicia y el ruidazo feminista del 31 de marzo.

Hacen silencio sobre los miserables $23 por persona para resolver las cuestiones de la violencia. Hacen silencio sobre la situación de superexplotación, precarización y falta de recursos para resolver problemas, que viven las trabajadoras de las líneas 144 y 137. Hacen silencio sobre el esfuerzo que cargan sobre sus espaldas esas trabajadores en la contención a millones de mujeres y niñes en situación de violencia.
Hacen silencio sobre la vergüenza de haber expuesto a les jubilades a colas infinitas para cobrar sus miserables haberes.
Hacen silencio sobre los insuficientes 10 mil pesos del IFE, que además dejó afuera a más de 4 millones de personas sin trabajo.
Hacen silencio sobre el no pago del prometido bono de 5 mil pesos a les trabajadores de la salud.
Hacen silencio sobre las muertes de trabajadoras y trabajadores de Rappi, Glovo y otras aplicaciones de la superprecarización laboral, que ayer mismo se movilizaron por las calles de CABA.

Hacen silencio sobre el hambre que están pasando las mujeres, travestis y trans en situación de prostitución.
Hacen silencio sobre las muertes evitables y los miles de embarazos no deseados que las mujeres cargarán porque el aborto sigue siendo ilegal.
¡Hacen silencio sobre todos los dramas que está pasando la enorme mayoría de los sectores populares, que afectan especialmente a mujeres, diversidad y niñes! ¡Y lo hacen para que el movimiento feminista baje la cabeza y apoye el pago de ese robo a mano armada que orquestó Macri y que Fernández sigue al pie de la letra!

Las feministas socialistas de Las Rojas declaramos nuestro repudio a este intento de convertir al movimiento en un felpudo del gobierno ajustador. ¡No en nuestro nombre! Llamamos al conjunto del movimiento de mujeres y la diversidad a expresarse contra esta miserable declaración de las funcionarias y escribas del gobierno, a mantenernos independientes y en pie de lucha para exigir:

🔺No al Pago de la Deuda, ¡todos los bonistas son buitres! ¡Fuera el FMI!

🔺Impuestos progresivos a las grandes fortunas y los grandes empresarios

🔺Basta de despidos y suspensiones

🔺Presupuesto para hospitales, ¡hay que cuidar a les que nos cuidan!

🔺Salario universal de 50 mil pesos

🔺Presupuesto para combatir la violencia y los femicidios; presupuesto, salario y condiciones de trabajo para las líneas 144 y 137

🔺Reconversión de hoteles en refugios para mujeres, diversidad y niñes en situación de violencia, para personas en situación de calle y para la emergencia de COVID en los barrios, como la villa 31