#Ni Una Menos: Por sobre el ninguneo …

image_pdfimage_print

La lucha de las mujeres se masifica nuevamente

Por Patricia López

niunamenos caba Aunque no tuvo la explosiva masividad del 3 de junio del 2015, la movilización contra la violencia hacia las mujeres de este año fue notable: 150.000 personas llenaron la calle y las veredas desde Congreso a Plaza de Mayo.

En comparación con la difusión del año pasado, cuando la tele, durante un mes entero, repitió constantemente la convocatoria a toda hora, todos los días y por todos los canales, este año la marcha tuvo algún eco en los medios apenas dos o tres días antes de realizarse. Los “famosos” que el año pasado se fotografiaban con el cartelito, este año se olvidaron de que los femicidios siguen siendo una epidemia en este país. Pero la gente no: decenas de miles de personas, sin contar las columnas organizadas, respondieron al llamado, instalando este día de lucha como una fecha de la agenda política nacional.

Queda probado definitivamente lo que decíamos en estas páginas antes de la marcha: el #Ni Una Menos de 2015, aunque los medios y los “famosos” ayudaran en la difusión, se gestó desde abajo, desde las víctimas y familiares que se decidieron a salir a la lucha, frente a la impunidad que el Estado y el gobierno les otorgan a los violentos, y desde las organizaciones del movimiento de mujeres que recorrimos con ellos un largo camino de escraches, marchas, murales, charlas, volantes, juicios… este movimiento es el que desnudó frente a la sociedad la complicidad de funcionarios, policías y jueces con la violencia, el que sacó el tema de la violencia de género del ámbito “personal” y lo instaló en el “sentido común” como un problema social y político.

¿Cuánta de la gente que se movilizó por su cuenta fue concientemente a denunciar al gobierno? No lo sabemos, pero algunas cosas se notaron en la marcha. Primero, muchísima gente que venía “suelta” se metía en las columnas de las organizaciones y pedía pancartas, pegatinas o lo que hubiera, ávidos de levantar en sus manos un reclamo o denuncia. Segundo y lo más importante, toda la gente creía que iba a haber un acto, porque la Plaza de Mayo estaba llena de gente que esperó la marcha allí. No hay duda de que la idea general era que la marcha se hacía para reclamarle algo a alguien, para decirlo de la forma más amplia posible. Recordemos que el año pasado, el reclamo por el miserable presupuesto que destina el Estado para atender el problema, por ejemplo, fue un tema central del acto y de los comentarios de la masiva concurrencia, así como la bronca contra la policía y los jueces.

Esta actitud de la gente, junto a la masividad que cobró la convocatoria, hacen aun más lamentable el hecho de que no se haya podido realizar un acto ni leer un documento ni un pliego de reclamos conjunto. Este 3 de junio podía haber sido una masiva jornada contra el gobierno de Macri. Y los principales responsables de que ese contenido se diluyera tienen nombre y apellido.

 

Abrazame hasta que los K dejen de salvar a Macri

 

En el número anterior de Socialismo o Barbarie contábamos cómo la Tupac Amaru cayó con 200 militantes a las reuniones de preparación de la jornada para romper el acto, con el apoyo total de La Cámpora, Nuevo Encuentro, el Movimiento Evita y todos los aparatos K presentes, exigiendo que la consigna de libertad a Milagro Sala fuera la que encabezara la columna y el documento.

Sostenemos que su intención fue desde el principio la de romper el acto, porque nadie es tan idiota para creer que podían imponer eso por sobre las decenas de organizaciones convocantes y familiares de víctimas.

Notemos que al desbaratar cualquier posibilidad de documento en común, también impidieron que esa consigna, la de libertad a Sala, saliera del mero consumo partidario del FpV y se hiciera parte del reclamo de una movilización de masas, porque ya se había acordado que iba a ser uno de los reclamos del documento antes de que su aparato lo boicoteara. Concluimos que al aparato K no solo le importan un pito las muertas por femicidio: tampoco les importa un pito la propia Milagro Sala.

Esto no fue un hecho aislado ni un error de algunas militantes K. En las movilizaciones del interior, como en La Rioja y San Luis, los militantes del PC conversos al kirchnerismo quisieron pasarles por encima a los familiares de víctimas que conformaban las cabeceras de las columnas.

Agreguemos que ninguno de los dirigentes del kirchnerismo se hizo ver en la marcha, y tenemos el paquete completo.

Así que vayamos sumando.

1) El 24 de marzo los organismos de derechos humanos K se negaron a marchar junto con el espacio Memoria, Verdad y Justicia, que estaba dispuesto a hacer un acto conjunto.

2) La posibilidad de paro general, que estaba a la orden del día luego de la movilización de las centrales obreras del 29 de abril, fue desbaratada por la burocracia sindical completa, Moyano y los K, que se unieron para prohibir el paro cuando las consecuencias del ajuste se hacen más insoportables para los trabajadores.

3) La gran movilización docente-estudiantil por el presupuesto universitario y los salarios de los docentes, decayó cuando los sindicatos docentes K arreglaron por dos míseros puntitos más de aumento, dejando a los estudiantes solos en la pelea.

4) La masiva movilización del #Ni Una Menos se ve impedida de pegarle un palazo al gobierno porque la más importante, la de Plaza de Mayo, fue “muda” gracias a los K.

Esto para nombrar solo las grandes luchas masivas que se vienen dando, porque si tenemos que contar cada agachada, cada borre de los aparatos K en las luchas cotidianas de trabajadores, estudiantes y mujeres, tenemos que escribir un libro.

Compañeras y compañeros simpatizantes del kirchnerismo: rompan de una vez con esa dirección experta en desmovilizar, dividir, enfriar y desmoralizar, que milita todos los días para salvar la gobernabilidad de Macri y hacer pasar el ajuste, el derrumbe de la educación y la barbarie contra las mujeres. ¡A las calles contra el gobierno reaccionario y hambreador!

 

Por libertad para Belén, justicia por Iara, por Karina y todas las víctimas

Por aborto legal en el hospital

Por la destitución de los jueces y funcionarios que amparan a los violentos

Por trabajo genuino para las mujeres

 

¡Construyamos un movimiento de mujeres de lucha contra el gobierno!