Mendoza: ¡Montero, comadre, ¡la cosa está que arde!

image_pdfimage_print

Mendoza: ¡Montero, comadre, ¡la cosa está que arde!

 

Mendoza: Tres femicidios en tres días ¡Montero, Comadre! ¡La cosa está que arde!

 

Por Julia Di Santi
El miércoles 28 de septiembre se producía una movilización masiva en las calles mendocinas tras conocerse el tercer femicidio en el transcurso de tres días de jóvenes mujeres asesinadas por hombres dentro del seno familiar. Janet Zapata (29), asesinada por un sicario contratado por su marido, Julieta González (21), muerta a golpes y arrojada en un ripiera, atada de pies y manos y Ayelén Arroyo (19), que murió de una puñalada cerca del corazón y los golpes en la cara y la cabeza que le provocó su padre Roque Arroyo (54). Ayelén había denunciado al padre en la Fiscalía 11 de Luján de Cuyo. Declaró que había sido víctima de un abuso sexual, cuando tenía 15 años. “Lo hice para proteger a Luciano (su hermano). Lo único que quiero es vivir feliz”, le dijo Ayelén a una vecina la noche previa a su muerte. Ayelén vivía en una casa humilde del Barrio Las Rosas en Ugarteche. A 20 kilómetros de la capital mendocina, con su hermano de 11 años y su beba. Si madre no vivía con ellos hace tiempo y el padre había sido recientemente retirado del hogar. El hombre se encuentra detenido. El lunes, fue encontrado el cuerpo de Janet Zapata (29), asesinada por un sicario contratado por su marido. Janet apareció muerta en un descampado luego de que su familia denunciara que había desaparecido el 21 de septiembre. Tenía dos tiros en el pecho y estaba semienterrada al costado de una ruta. La fiscal Claudia Ríos imputó y mantiene detenido a Damián Minati, pareja de Janet, por “homicidio agravado por precio o promesa remuneratoria y femicidio”, ya que habría pactado el pago de $ 15 mil al supuesto sicario, Claudio Quiroga, quien también quedó imputado por homicidio y por el uso de arma de fuego. El tercer detenido, Juan Orlando Manzano, es un amigo del marido de Janet que está señalado como el nexo con el asesino. El martes apareció asesinada Julieta González (21), en una ripiera cerca de la cárcel a Almafuerte. La chica, que tenía un hijo de 2 años, murió de un golpe en la cabeza dos días antes del hallazgo del cuerpo. Su mamá Susana, que es policía, encabezó la marcha. Los investigadores sospechan de un hombre de 62 años, con el que la chica había iniciado una relación. Entre cinco y diez mil personas coparon las calles de la ciudad capital y otras localidades expresando la bronca y el hartazgo de una problemática que no se detiene y lejos está de parecer que así fuera a ocurrir. El dato de color de la cuestión fue la aparición del gobierno provincial en escena, con el supuesto objetivo de calmar las aguas: el ministro de Salud, Rubén Giacchi, y la vicegobernadora, Laura Montero. Al parecer esto no hizo más que tirar más leña al fuego ya que la misma termino siendo abucheada: “¡Montero, comadre, la cosa está que arde!”. Incluso se desencadenaron disturbios que fueron reprimidos por las fuerzas policiales. Es que la bronca es cada vez más clara: el gobierno no da respuestas y no sólo eso, la situación como tal da vía libre a violentos, femicidas y violadores. Es que no hubo ni habrá plan por parte de este gobierno que dé una respuesta ni señales efectivas para parar con los femicidios. El hecho de que se designara a Fabiana Tuñez al Concejo de la Mujer no fue más que un barniz con que el gobierno intenta tapar un vaciamiento del Estado comenzado por sus áreas más sensibles: Violencia, Salud Sexual y Reproductiva, la Salud pública en general y la Educación. Son estos efectores quienes hoy más sufren el desmantelamiento del Estado con despidos, desfinanciamiento y lo peor: enormes carteles con políticas vacías adentro. Esto además se vincula con un clima en contra de las mujeres, hoy son tres mujeres presas acusadas de hacerse un aborto como Belén, por abandono de persona como Yamila y de no cuidar a su hija como Victoria Aguirre de Misiones. Poniéndolas como únicas responsables de la vida de sus hija/os, con el trasfondo de la maternidad obligatoria como fundamento. Las mujeres en las casas, criando niños, sirviendo al hombre y aguantando cualquier disposición del mismo lo cual convierte a la familia en “el lugar más peligroso del mundo”. No nos sorprende que a dos semanas del Encuentro Nacional de Mujeres una manifestación masiva sea reprimida, que los medios igualen la violencia que sufren las mujeres a la pintada con aerosol escrachando al Estado… Es que por más que intenten frenarlo, no van a lograr parar la fuerza del Ni Una Menos, de la gran sensibilidad de la población hacia este flagelo, ni de este gran Encuentro en Rosario que será el grito de tantas mujeres niñas, jóvenes y adultas, presas, muertas, asesinadas, golpeadas que cada vez somos más sabiendo que para resolverlo hay que ser miles en las calles.

ni una menos mendoza 16

 

ni una menos mendoza 16

 

ni una menos mendoza 16