¿MANOTAZOS DE AHOGADO DE LOS PROVIDA?

 

El proyecto de ley de Federico Pinedo

 

¿MANOTAZOS DE AHOGADO DE LOS PROVIDA?

 

Por Gracie Robles

Los y las antiabortistas están preocupadxs, porque de otra manera no se explica por qué están descargando con todo tipo de munición pesada sobre el proyecto de la Campaña, luego de la media sanción en diputados.

Arrancó el Papa que se había mantenido al margen y había actuado a través de sus “curas villeros”, que desconociendo a las mujeres con las que se relacionan cotidianamente salieron a decir entre otros disparates que esas mujeres nunca quieren abortar, o que legalizar el aborto era un plan del FMI.

Al ver que con el despliegue de sus adláteres no había sido suficiente, y el proyecto lograba la media sanción en diputados, salió el mismo Papa a comparar a las mujeres que abortan con los nazis que masacraron por millones a personas vivas de verdad.

Después leímos balbucear a la vicepresidenta que: “Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con psicólogo, no sé”.

Por distintas redes nos enteramos de las propuestas de médicos, anestesiólogos, enfermeras sobre cómo hacer sufrir a las mujeres que fueran en busca de un aborto si se aprobaba.

Entre tanta porquería que se largó surgió el proyecto del senador Federico Pinedo: (S-1825/18) “El Estado se hace cargo y te acompaña”.

Según ese proyecto se crearía un Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines de Adopción de la Ley 25.854 donde se inscribirían los niños o niñas no deseados para poder ser adoptados.

Cuando escribí no deseados recordé a la loca del bebito diciendo en el Parlamento a todo habitante de este país que tenía 3 hijxs, 2 deseados y uno no deseado. “Gracias Mami por informar a millones de personas que no me deseaste”.

Volviendo al proyecto Pinedo, en su artículo 4° dice que “Las beneficiarias que decidan dar en adopción a sus hijos por nacer, podrán indicar preferencias sobre los aspirantes inscriptos en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines de Adopción de la Ley 25.854, teniendo en cuenta las tradiciones culturales y religiosas de la madre embarazada y el niño por nacer. Las características indicadas no podrán ser discriminatorias y podrán referirse, entre otras, a condiciones etarias, estado civil o nivel educativo”. O sea que discriminar por  edad, estado civil o nivel de educativo no es discriminar. “No te quiero para madre o padre de mi hijx porque tenés primaria incompleta” o “Sos muy grande para adoptar a mi hijx” esto  para Pinedo no es discriminatorio.

El artículo 8º dice “Aquellos niños que nacidos no hubiesen sido adoptados, serán acogidos, alojados, alimentados, vestidos y educados a cargo del Programa creado por esta ley, en hogares de acogimiento u otros hogares infantiles de gestión pública o privada, organizados, habilitados, controlados y auditados de conformidad con las pautas que fije la reglamentación” Dos cositas con respecto a este artículo: 1) que miedito me da la reglamentación, y cómo pueden ahí armar instituciones estatales como las que ya funcionan donde los niños, niñas y adolescentes son maltratados de todas las formas posibles (bajos presupuestos para alojamiento, alimentación, vestimenta o  personal no especializado etc). Y otras instituciones, sobre todo administradas por curas, con las miles de denuncias sobre abuso, violaciones y maltrato sobre niñas y niños. Recordemos la Fundación Felices los Niños del cura Grassi. O un ejemplo más reciente, el del Instituto Próvolo de Mendoza, regenteado por curas abusadores de niñas y niños sordos.  2) Este artículo da por tierra el argumento de que no hay presupuesto para llevar adelante los abortos, altamente esgrimido, incluso en las últimas horas hasta por el triunvirato cegetista que salió con los tapones de punta contra el proyecto de la Campaña porque según ellos las obras sociales de los gremios no podrían afrontar esos gastos. Una idea sería: paren de afanar y quizás hasta les sobra un vuelto. Y otra más general para todas las instituciones de salud es que es más caro atender a las mujeres que llegan con gravísimos problemas de salud ocasionados por abortos realizados en instancias de inseguridad sanitaria que la implementación de abortos medicamentosos (en su mayoría) o quirúrgicos. Por no hablar de que el Estado debería dejar de financiar a la iglesia católica, que se llevó 177 millones en 2017, millones que bien podrían destinarse a la escuela pública, a salud, a programas para mujeres, travestis y trans víctimas de violencia.

En los artículos 10º y 11º se presenta la misma paradoja: no hay dinero para implementar los abortos seguros pero sí hay para evitar que las mujeres decidan sobre su maternidad. ARTICULO 10º.- La Autoridad de Aplicación creará en el ámbito de cada hospital público que cuente con servicios de ginecología y obstetricia, un sistema de protección integral a la mujer embarazada, cuya finalidad será la de brindar asesoramiento, contención y apoyo psicológico a las mujeres que cursen embarazos conflictivos y/o se encuentren en situación de riesgo psicofísico, social o económico. ARTICULO 11.- Los gastos que demande la implementación del programa de la presente ley, serán imputados a las partidas que establezca el Presupuesto Nacional de cada ejercicio.

En sus fundamentos el proyecto dice: “Será materia de reglamentación la instrumentación de campañas de comunicación, difusión, e información sobre programas de contención, y asistencia al que puedan acceder las madres con embarazos no deseados, a fin de concientizarlas sobre el derecho a vivir del niño por nacer y la posibilidad que se desarrolle en un ambiente de amor en una familia adoptiva”.

De nuevo acá se presenta la paradoja de que el proyecto no repara en gastos para vulnerar el derecho de las mujeres a decidir, pero de implementar la ESI para evitar embarazos no deseados, entre tantos contenidos importantísimos para mejorar la vida de niños, niñas, adolescentes, te la debo.

ARTICULO 5°.- Las beneficiarias que tomen la decisión de dar en adopción a sus hijos por nacer no estarán obligadas a identificar al supuesto padre del niño o niña. Cuando el padre biológico del niño por nacer de una beneficiaria expresara por vía administrativa o judicial, antes de que el niño nazca, su voluntad de reconocerlo como su hijo, su decisión desplazará las decisiones de adopción anticipada que la mujer hubiese tomado. En este caso, determinada la paternidad, el niño se inscribirá como hijo del padre biológico, sin consignarse su madre”

Entonces, la mujer no podrá decidir abortar, y al cabo de los 9 meses el “padre biológico” decidirá sobre el o la niña.

Y esto me remite a algo que se habló mucho durante las intervenciones en diputados, el tomar a las mujeres como incubadoras, como probetas  bípedas. -Estás embarazada, no tenés derecho a decidir, ya la sociedad ha decidido por vos-. Pero ahora Pinedo le da la cara más amigable al forzamiento de las mujeres a ser obligadas a parir. -Vos parís y nosotros nos encargamos de distribuir o almacenar al producto de tu parto-.

En los fundamentos también se aclara que: “Las madres que se anotician de un embarazo no planificado ni deseado, transitan un camino de incertidumbres y miedos propios de un evento inesperado… Falta de contención, desempleo, problemas económicos, marginalidad, estado de vulnerabilidad o simple planificación familiar, son algunos de los factores que inciden en la decisión de la madre de no querer continuar con el embarazo y menos aún de criar a su hijo”

El subrayado es mío porque quiero señalar cuales son para Pinedo los motivos por los cuales una mujer puede decidir abortar. “Falta de contención, desempleo, problemas económicos, marginalidad, estado de vulnerabilidad o simple planificación familiar”. A confesión de parte, relevo de pruebas. ¿No era que tenemos un gobierno que va a terminar con la pobreza? ¿Pinedo no forma parte del partido que gobierna, que acaba de entregar el país al FMI y a los jugadores de finanzas internacionales? ¿No tiene nada que ver Pinedo con un gobierno que despide, ajusta, aplica tarifazos? Pero además, ni se les puede pasar por la cabeza que la mujer quiera decidir ser o no ser madre, o cuándo, o cómo. Eso está fuera de discusión. Sí o sí, las mujeres deben ser madres si han quedado embarazadas.

Este proyecto obliga a las mujeres a ser incubadoras por 9 meses y luego el Estado decidirá qué hacer con el niño o niña nacida.

P.D.: Cualquier relación con una película de ficción, (donde el planeta necesita mayor población-mano de obra esclava, donde las mujeres son manipuladas por el Estado durante el embarazo y luego sus hijos e hijas son entregados a una elite) es producto del guionista-Senador Federico Pinedo. Quizás quiere emular a otro, otrora legislador-cineasta, Fernando Solanas, pero Fede no te da el target para llegar a alcanzarlo a Pino.