Los conservadores no opacan el reclamo por el aborto

 

Los conservadores no opacan el reclamo mayoritario por aborto legal

 

 Por Belén Mc Clellan

Movilización contra la legalización del aborto

Las acciones contra el aborto legal realizadas en distintos puntos del país, que convocó a unas miles de personas, fueron marginales en relación a la fuerza extraordinaria del movimiento de mujeres, que se moviliza de a centenas de miles y gana la simpatía de millones.

Los conservadores demuestran con sus argumentos del Medioevo que no les importan las cientos de mujeres que mueren año tras año en la clandestinidad. Pero también se declaran acérrimos defensores de la mujer subordinada a la reproducción, como una mera incubadora, y ponen todas sus energías en sostener esa perspectiva.

 

Débiles en argumentos, débiles en capacidad de convocatoria, estos sectores también son impresentables. Con un “bebé” gigante de cartapesta otra vez se ridiculizaron en las calles de la ciudad. Con personajes nefastos a la cabeza como Amalia Granata –que ha pasado vergüenza en más de un programa con su incapacidad argumentativa- o Gastón Recondo que él mismo declaró “No termina de quedar en claro qué implica hacer un aborto” (sic) en un programa televisivo, reniegan de la ciencia y de cualquier progreso social en materia de salud y educación.

 

Los organizadores de estas movidas son asociaciones católicas y evangélicas que calzan perfectamente con la orientación de este gobierno: negar derechos a las mayorías que mejoren su calidad de vida para favorecer a las minorías acomodadas. Por eso los medios masivos del gobierno los inflan y le dan espacio en sus páginas.

Su hipocresía llega muy lejos cuando insisten en que “cuidan las dos vidas”, cuando la maternidad no elegida es la principal causa de niños que viven y crecen en la marginalidad, sin sus necesidades básicas satisfechas -más aún en un contexto de ajuste brutal y recrudecimiento de las condiciones de vida por las políticas macristas. Incluso ahora mismo, en Salta, se está negando el derecho al aborto no punible –contemplado en el fallo FAL del 2012 de la CSJ- a una niña de 10 años que está embarazada producto de una violación ¿Eso significa “defender la vida”?

Se movilizan en reacción al aborto no punible, en reacción a una cuarta ola feminista que replantea el rol de la mujer, y la libertad sexual en esta sociedad capitalista y patriarcal.

 

Vamos por todo, vamos por el aborto legal

Es más que evidente que el movimiento de mujeres y la juventud marcan la tónica del debate, que se acotó el terreno para anacronismos, que cualquier persona con mínima sensibilidad está a favor de que las mujeres puedan proyectar su vida como mejor les parezca, sin imposiciones de antaño. Es una responsabilidad poder seguir transitando este camino para conquistar el derecho al aborto legal en el hospital, porque nunca estuvimos tan cerca y hoy podemos ganar.

Por eso Las Rojas queremos construir un multitudinario 4 de junio de lucha en las calles, para demostrarle a todos los conservadores, y a los medios masivos de (in)comunicación lo que es una marcha masiva. Pero principalmente para arrancarle al congreso el aborto legal, seguro y gratuito. Y exigirle al gobierno que brinde el presupuesto necesario para garantizar el aborto legal en todo el sistema de salud, junto con educación sexual laica, científica y feminista para decidir y anticoncepción de calidad y gratuita para no abortar.