Logramos la libertad de las hermanas Jara

image_pdfimage_print

¡Logramos la libertad! Ahora vamos por la absolución de las hermanas Jara

 

libertad a las hermanas jaraDurante dos años la justicia patriarcal funcionó normalmente: las hermanas Marina y Ailén Jara estaban presas. El acosador, libre. Leguizamón estaba obsesionado con Ailén y la acosaba permanentemente. Hartas de la situación, Ailén y su hermana Marina, intentaron que Leguizamón se apartara, y cuando él las atacó con un arma, se defendieron.

Todo el derrotero a partir de ahí fue una sucesión de abusos contra Ailén y Marina expresando toda la violencia y el machismo de la justicia y el Estado patriarcal. El fallo que condena a las hermanas es totalmente machista, pero al final los jueces las dejaron en libertad.

¿Por qué se consiguió la libertad? El año pasado el gobierno K salió con una cínica campaña de “sacále tarjeta roja al acosador”. ¡Y las que estaban presas eran las hermanas Jara! El gobierno K no abrió la boca sobre el caso, nunca movió un dedo para liberar a las hermanas, ni para acusar a Leguizamón.
Fue el movimiento de mujeres quien impulsó actividades que impactaran en el poder político y que pusieran a las Jara y su injusta detención en visibilidad. Las Rojas impulsamos y organizamos varios escraches a la Casa de la Provincia de Buenos Aires. Con Las Rojas secundiarias hicimos varias jornadas de agitación y pegatinas. Fuimos Las Rojas las que logramos llegar con la acción a varios medios de comunicación que empezaron a tomar el caso. Incluso uno de los ejes en la enorme movilización del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, fue la libertad para las hermanas Jara, del que participó Elena, la mamá de las chicas. Visibilizar el caso, hacerlo llegar a la prensa, informar a la población, provocar la indignación de miles y miles fue vital para lograr que las chicas salieran.
El movimiento de mujeres consiguió que Marina y Ailén hoy estén libres. Porque luego de dos años de justicia patriarcal y de un Estado funcionando a pleno para castigar a las mujeres que se defienden de los ataques, fue la intervención y la lucha en las calles, exigiendo, pintando, cantando, vociferando, volanteando, stencileando, marchando, lo que logró que las chicas fueran liberadas. No fueron el cabildeo parlamentario, las negociaciones jurídicas ni la confianza en los políticos del gobierno.
Paradas sobre la gran conquista de tener a Marina y a Ailén en libertad, sigamos luchando en las calles para conseguir la absolución de las chicas y el castigo para Leguizamón.