Las Rojas queremos Tomar el cielo por asalto

 

Las Rojas queremos Tomar el cielo por asalto

 

 Rosa luxemburgo dijo una vez que luchaba por un mundo donde seamos socialmente iguales, humana mente diferentes y completamente libres; y esa es la tarea que encaramos Las Rojas. Somos una agrupación de mujeres feministas y socialistas, que ponemos todas las herramientas a nuestro alcance para terminar con el capitalismo y el patriarcado. Entendemos que en este sistema, donde unos pocos viven a costa del sufrimiento y el trabajo de millones, las mujeres somos doblemente oprimidas y que para terminar con semejante desigualdad y violencia, es necesario poner de pie un movimiento de mujeres que luche en las calles hermanado con el resto de los explotados y oprimidos. Junto a los trabajadores, junto al movimiento LGBT, junto a la juventud que se organiza para defender su futuro y el acceso a una educación digna, entre otros.

 

“Las chicas buenas van al cielo. Nosotras a todas partes”

Las Rojas llevamos más de diez años luchando en las calles. La experiencia con diferentes gobiernos, con la Justicia, el Congreso y demás instituciones del Estado, nos ha demostrado que lxs de abajo solo conseguimos nuestras demandas cuando marchamos y nos manifestamos ante los responsables políticos y materiales de las barbaridades a las que somos sometidas. Para garantizar un aborto no punible, nos hemos metido con bombos y pancartas en varios hospitales públicos donde se les negaba este derecho a mujeres y niñas. Hemos escrachado comisarías, fiscalías y juzgados para conseguir algo de justicia ante infinidad de casos de violencia machista y abuso. Estuvimos presentes, de igual manera, por el desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual.

Confiamos en las movilizaciones masivas y unitarias, como lo fueron el 1° de noviembre de 2012, el 3J, los paros internacionales, los 8 de marzo y tantas jornadas históricas que han pintado el mundo de un fuerte dinamismo feminista en los últimos tiempos. Las Rojas  no eludimos los debates dentro del movimiento de mujeres, al contrario: batallamos para que sea independiente y de lucha. Pero bregamos por la unidad de acción en las calles y, de ser posible, el frente único con la mayor cantidad de activistas y organizaciones. Solo así, podremos conquistar nuestros derechos.

 

Aborto Legal en el hospital

Nuestra bandera inclaudicable es el derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito. Nos dijeron que la presidenta mujer nos los iba a dar y tal cosa no sucedió en 12 años de kirchnerismo. Después nos dijeron que no hacía falta, porque con el no punible y las consejerías era suficiente; pero se les negaba este derecho incluso a niñas abusadas sexualmente y siguieron muriendo cientas de mujeres al año por abortos clandestinos mal realizados. Con el gobierno reaccionario de Macri la cosa solo podía tornarse más oscura  y el movimiento de mujeres debió batallar para liberar a Belén. Seguimos exigiendo el derecho al aborto, para que las mujeres puedan decidir sobre su cuerpo y maternidad ¡Basta de perseguir a las muje-res! Absolución de Abril.

 

Los curas: a laburar

La Iglesia Católica es una enemiga histórica de los explo-tados y oprimidos y, en particular, enemiga de las mujeres. Es una de las reponsables políticas de que no haya educación sexual en las escuelas y cómplice de la dictadura militar. Recibe millones de pesos anuales por parte del Estado, que bien podrían usarse para financiar refugios y viviendas destinados a las mujeres que sufren violencia de género. Las Rojas exigimos la separación de la Iglesia y el Estado. No queremos hospitales objetores de conciencia. Queremos educación sexual laica, científica y feminista en todos los niveles.

 

“Ninguna mujer nace para puta”

Las Rojas queremos abolir la explotación sexual y desmantelar las redes de trata. Fuimos parte de exigir ¡Justicia por Marita!, cuando miles salimos indignadxs por el absolutorio fallo a los proxenetas de Tucumán. Mientras otras agrupaciones, políticos y empresarios defienden a los fiolos y fiolas que lucran con los cuerpos y la vida de las mujeres, nosotras queremos defenderlas. Por eso, acompañamos desde el día uno la lucha de Alika Kinan, la primera mujer en nuestro país en querellar contra sus tratantes y proxenetas.Pero no solo nos movilizamos los días del juicio para ayudar a que ganara. Continuamos organizando charlas y talleres con ella en diversidad de provincias y universidades, llevando esta pelea a todos los lugares a los que podemos, acompañando a esta mujer que pasó de víctima a luchadora, a la hora de sembrar conciencia. Otras mujeres que han sobrevivido a este flagelo y combaten las redes de trata como Sonia Sánchez o Elena Moncada, también son compañeras independientes con las que hemos trabajado por construir un fuerte movimiento abolicionista.

 

Ni una menos

La violencia de género y los femicidios parecen ya una especie de plaga. La complicidad del Estado y el gobierno cada vez está más clara. La impunidad que otorga la Justicia indigna a millones. Pero este es el país del #NiUnaMenos y eso quiere decir que una enorme porción de la sociedad está dispuesta a luchar para terminar con este verdadero genocidio de mujeres. Las Rojas somos parte activa de esta lucha. Lo somos cuando estamos al lado de la familia y los amigos de Anahí, Micaela, Araceli y tantas otras. Lo somos, cuando ayudamos a conseguir justicia, por ejemplo, al encarcelar a Maciel, el femicida de Aru. Lo somos cuando pintamos las vallas de la Casa Rosada por Iara Carmona. Lo somos cuando acompa-ñamos a las víctimas  para que den un paso al frente y se transformen en luchadoras y referen-tes para todo el movimiento. Lo somos cuando responsabilizamos abiertamente al gobierno de Macripor no poner un peso para refugios y viviendas, por no tener siquiera campañas preventivas de concientización y por garantizar la libertad de violadores y femicidas.

 

Por movimiento de mujeres que se abrace en la lucha con el movimiento lgtbi

Las leyes de identidad y matrimonio igualitario son avances importantes, pero  no han frenado la violencia machista y la homolesbotransfobia. Solo puede hacerlo un fuerte movimiento LGBT, independiente y de lucha junto al movimiento de mujeres. Con esa fuerza liberamos a Higui. Esa fuerza y organización necesitamos para frenar los travesticidios, como el terrible caso de Ayelén. Las Rojas exigimos trabajo genuino para travestis y trans, para que puedan escapar de la violencia de la prostitución a la que son sometidas en este sistema capitalista y patriarcal. Recordamos y gritamos bien fuerte “¡Presentes!” a compañeras como Diana Sacayán y Lohana Berkins: travas, anticapitalistas y abolicionistas.

 

“Que se escuche la voz de las mujeres”

Creemos que es fundamental llevar los reclamos de las mujeres a todos los terrenos. Por eso mismo,Las Rojas y el Nuevo MAS llevamos estos temas a la campaña electoral con nuestra principal candidata, Manuela Castañeira. Esta joven compañera se fogueó en las luchas del movimiento de mujeres exigiendo el derecho al aborto en el hospital y que no haya #NiUnaMenos. Hoy, es una de las principales referentes de la izquierda argentina y encabezó nuestra lista a diputados de la Provincia de Buenos Aires. Queremos usar las elecciones y también el Congreso como una ventana que nos permita llevar a cada vez más amplios sectores nuestros reclamos y que se escuche bien fuerte la voz de las mujeres.

 

Para transformar el mundo,  hay que entenderlo

Pero Las Rojas no somos simplemente una horda de compañeras marchando ante cada injusticia. Nuestra agrupación está en constante capacitación.Las Rojas leemos, estudiamos, escribimos, publicamos, debatimos. Organizamos talleres, cursos teórico-políticos, reuniones y charlas, para que compañeras y compañeros puedan instruirse sobre la historia de las luchas de las mujeres, la relación entre el patriarcado y el capitalismo y conocer y difundir todas las luchas en curso. Creamos nuestra página de internet, lasrojas.com.ar, para socializar nuestros materiales y compartir notas y aportes de otras compañeras, fortaleciendo así la perspectiva revolucionaria dentro del movimiento de mujeres.  Nos vemos reflejadas en esas mujeres que tomaron el cielo por asalto en 1917 junto a sus hermanos trabajadores, aquellas que un 8 de marzo iniciaron la revolución rusa para que todos y todas podamos disfrutar de la vida. Esa es nuestra perspectiva.

Para esto y más, te invitamos a militar con nosotras. A construir juntas un movimiento de mujeres independiente de todo gobierno y patrón, que luche en las calles y se organice desde las bases, que se solidarice con el conjunto de los explotados y oprimidos y que se plante contra el gobierno reaccionario de Macri.

¡Vení con Las Rojas al Encuentro Nacional de Mujeres! ¡Sumate a luchar para que seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y completamente libres!