La lucha por el aborto está en las calles

📌 Vamos por el proyecto de la campaña

La lucha por el aborto está en las calles



por Inés Zeta

Luego de amagar con la presentación de un proyecto propio sobre aborto, de decir una y mil veces que es un tema urgente para luego excusarse en la pandemia y no avanzar en nada, ir y venir entre la despenalización y la legalización, el gobierno de Alberto Fernández salió a hacer correr por todos los medios de comunicación, que ahora sí sería el momento de la presentación del proyecto.

Junto con esto, la dirección de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto durante meses acató la orden de no movilizar por un tema de vital importancia, ni siquiera el 28 de septiembre, mientras niñas eran obligadas a ser madres por gobernadores oscurantistas (con médicos objetores de conciencia a la cabeza).

¡Pero es un tema que no puede esperar! La pandemia agravó la situación para las mujeres, niñxs y las diversidades. El aumento de los abusos y la violencia dentro de las casas, el hostigamiento a adolescentes aisladxs en la virtualidad (por la necesaria cuarentena), se volvió en muchos casos un grillete en la libertad de mujeres, niñxs y diversidades. Y en otros muchos fue cuestión de vida, como lo muestra el aberrante femicidio de Abigail en Tucumán y el aumento de los suicidios de adolescentes gays, lesbianas, trans y no binaries. Y la respuesta del gobierno fue nada, nula, cero.

En cuanto al acceso al aborto, no solo los anti derecho avanzaron en impedir la realización de la ILE (interrupción legal del embarazo en los casos por causales), sino que la miseria y el aislamiento hicieron lo suyo: según la ong internacional Human Rights Watch, ¡el método más utilizado para realizar abortos clandestinos volvió a ser el perejil! (ver https://www.hrw.org/es/news/2020/08/31/argentina-debe-legalizar-el-aborto)

El gobierno pospuso una y mil veces el debate y el tratamiento de la ley de aborto y montó un ministerio de las mujeres y la diversidad con un conjunto de ex luchadoras, que es un verdadero fantasma, que tiene un presupuesto miserable (ya completamente licuado por la inflación) y cuyas acciones han resultado en nada, nula, cero resolución de ninguno de los problemas. Tanto se ocuparon de hacerle de decorado feminista al gobierno, que la tarea más importante de la ministra de Género de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz… es dedicarse a hacer maniobras para legitimar el probable desalojo de las familias de Guernica.

Pero la dirección de la Campaña empezó a sentir la presión. Ese lugar que asumieron, de bloqueadoras de toda iniciativa de la marea verde, de tratar de hacer creer que se lucha por zoom, empezó a resquebrajarse. Porque ya perdieron credibilidad de tanto aplaudir cada vez que el gobierno anunciaba y no pasaba nada. En pocas semanas se termina el año parlamentario, y no solo volvería a caer el proyecto ya presentado por la misma Campaña, sino que 2021 es un año electoral y como para los partidos patronales los votos son los votos, el peronismo no se va a poner al hombro una ley de aborto en medio de una campaña electoral cuyo principal aliado es el Papa.

Nuestro proyecto es el de la Campaña, hay que imponerlo en las calles

Según comentó la periodista Mariana Carbajal en su columna de Radio Con Vos (21/10/20), el gobierno presentaría su propio proyecto, cuyo contenido concreto está guardado bajo siete llaves, junto con un proyecto denominado de los 1000 días. Carbajal dijo que esa sería la manera de contentar a los anti derechos.  “Una para cada lado”, festejaron los aplaudidores de Alberto. ¡Como si se pudiera encontrar un punto medio entre lxs que luchamos por el derecho de mujeres, niñxs y cuerpos gestantes a decidir sobre nuestro cuerpo y el autoritarismo de dinosaurios que quieren seguir mandando sobre los cuerpos de otrxs en pleno siglo XXI!

El proyecto de los 1000 días sería un subsidio miserable, por unos meses, para “aquellas que si no fuera porque son pobres elegirían continuar con el embarazo”. ¡Es aberrante, manipular a las mujeres que están en la miseria para forzarlas a continuar embarazos no deseados!

Además de esa pequeña “concesión”, ¿qué otras trampas tendría la ley de Alberto? Nadie lo sabe, y por algo se guardan muy bien de dar alguna pista. ¿Será que el plazo legal abarcará un tiempo breve, cosa de que el lapso entre una cosa y otra manden de nuevo a la clandestinidad? ¿Será que incluye la objeción de conciencia individual, cosa que ya practican los miserables que obligan a niñas a continuar con embarazos producto de violación? ¿Será que aunque no incluya la objeción de conciencia institucional, todo el personal médico de una provincia entera se pueda declarar objetora (como ya ocurre hoy en Corrientes o Salta, por ejemplo) y no haya manera de acceder a un aborto legal? ¿Será que incluye comités de disuasión, como ocurre por ejemplo en Uruguay, que además obliga por ley a tomarse una semana para meditarlo y entonces, se cumple el plazo para acceder al aborto legal? Nadie lo sabe.

Lo que sí sabemos es que el Proyecto de la campaña, el proyecto de la marea verde, el proyecto que militamos y con el que conquistamos la mayoría social, ese sí es un proyecto que realmente está para garantizar la libertad de decidir. La libertad de que nadie, ni cura, ni gobernador, ni presidente, ni papa alguno se puedan meter a decirle a una qué tienen que  hacer o dejar de hacer con su vida y su futuro.

Por eso, desde Las Rojas venimos insistiendo en que la lucha es en las calles, hemos salido (con todos los cuidados necesarios) a denunciar la violencia y los femicidios y exigir presupuesto. Hemos salido el 3 de junio, el 28 de septiembre y organizamos en la fecha del Encuentro una ruta feminista para exigir aborto legal. Estamos convencidas de que la marea verde tiene que volver a salir a las calles, es allí donde vamos a lograr imponerle a esa cueva de anti derechos que es el Congreso Nacional, lo que nos corresponde: el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo, para que no haya ni una sola muerta más, ni una más obligada a ser madre, ¡porque la maternidad solo puede ser si es deseada!

Muy contenta, la dirección de la Campaña había anunciado que hoy se reunirían con el presidente de la cámara de diputados, el progresista Sergio Massa. Parece que la lluvia le dio tos, y Massa no las pudo recibir. Pateó la reunión para el miércoles 28. ¡Ese día hay que copar el congreso, con los cuidados sanitarios necesarios, la marea tiene que salir con todo!

Desde Las Rojas continuaremos con nuestras rutas feministas para que en todas partes se vea que la lucha continúa, que el aborto tiene que ser legal y que queremos el proyecto de la campaña. Y nos organizaremos para colaborar en ser miles nuevamente en las calles. ¡Sumate!

⭕ ¡Aborto legal ya! ¡La lucha está en las calles!

⭕ ¡Nuestro proyecto es el de la campaña! ¡Que la iglesia no se meta!