¡La lucha en las calles y el escrache rinde!

image_pdfimage_print

 

¡La lucha en las calles y el escrache rinde!

 

 Por Las Rojas Neuquén

   Finalmente la audiencia de Jesica Arroyo terminó con un fallo favorable. La justicia que no solo no escuchó sus denuncias por violencia, la quiso procesar por proteger a su hija del padre, un policía de la Provincia de Neuquén que intento matar a ambas.
Las Rojas Neuquén estuvimos acompañando el caso desde su comienzo y creemos que es  un ejemplo de lucha que da cuentas de que sólo la organización y la lucha en las calles es la salida para arrancarle nuestros derechos a esta justicia que es machista y patriarcal.

Aquí reproducimos una entrevista realizada a Jesica:

 

¿Por qué la justicia te procesó?

El delito del cual me acusaba la fiscalía era “impedimento de contacto del padre con la menor” entendiendo que yo impedía que el padre vea a la niña incumpliendo 2 órdenes judiciales (la de la jueza de familia Fabiana Vasvari y la de la cámara civil) que determinaban un régimen a cumplir, debido a la separación con mi ex pareja violenta.

Por ello me citaron el día 29 de abril pasado, a una audiencia en donde leerían los cargos que se me imputaban.

 

¿Cómo fue la audiencia del 29/04?

En el ingreso al juzgado mientras discutían algunas organizaciones con la policía para poder entrar y acompañarme, (que no las dejaron entrar, por cuestiones de “seguridad”) ingresa mi ex pareja, el policía Alarcón Nicolás con total impunidad, sonriente. Cuando lo vi sufrí una crisis de nervios, comencé a gritar “él me quiso matar, a él tienen que procesar”. Las compañeras me calmaron y como pude entre a la sala.

La fiscalía y la querella dijeron los cargos del cual me acusaban y presentaron sus pruebas: las mismas solo eran el expediente de violencia de familia. Es decir, que para ellos que yo apelara las resoluciones era la prueba de que impedía el contacto del padre con la niña.

Mi abogada plantea que la acusación no corresponde porque el impedimento de contacto se realiza para la protección de mi hija, ya que el padre intento matarnos. Incluso presentamos un informe de la psicóloga que daba cuenta de los hechos.

Desde afuera se escuchaban los ruidos de los bombos y el megáfono que escrachaba a la policía y a la justicia machista y patriarcal y a la jueza le molestaba. Así es que sólo duró 20min la audiencia y rápidamente resolvió que no correspondía procesarme porque no había ninguna prueba de que yo hubiese impedido que vea a la nena ya que él nunca ha intentado verla tampoco.

 

¿Cómo sigue la lucha?

La lucha sigue porque aún éste policía sigue en sus funciones sin ser sancionado, con toda la impunidad que el Estado le otorga, sigue tratando de frenar el régimen de visitas que aún está vigente aunque no se esté llevando a cabo. Y sigue porque aún miles de mujeres somos violentadas, desaparecidas, violadas y asesinadas diariamente. Desde lo personal sigo organizándome en la multisectorial de mujeres de Neuquén y en los distintos espacios de lucha, acompañando a las demás mujeres que pelean por nuestros derechos.

 

¿Qué conclusiones sacas de estas experiencias?

Que sólo la organización, lucha y movilización ha permitido arrancarle al sistema capitalista machista y patriarcal resoluciones favorables en esta causa y en otras que he podido acompañar.

Que la pelea y los logros solo han sido posibles tomando el caso en forma unitaria de conjunto entre mujeres y hombres a la par y de la forma más democrática posible, aun sobrellevando las diferencias que existen entre los distintos sectores.

Y un consejo que me sirvió mucho es que la justicia siempre nos va a querer condenar, es por eso que no debemos esperar nada de ella y lograremos la fuerza para luchar y arrancar lo que buscamos.