La lucha de Zanón y el 23° ENM

image_pdfimage_print

La lucha de Zanón y el 23° ENM

 

Los trabajadores de Zanón, empresa ceramista recuperada que se encuentra en Neuquén, resolvieron en una asamblea solicitar a la comisión organizadora del Encuentro de Mujeres dos cosas: una, que se intentara mantener la fecha de octubre para la realización del Encuentro, ya que en esos días vence el plazo para resolver si la fábrica pasará definitivamente a manos de los trabajadores o si se las van a quitar para entregársela a la patronal. La otra: que ante la imposibilidad de mantener la fecha, los actos de apertura y cierre del Encuentro se hagan en Zanón, para apoyar el reclamo de expropiación definitiva que levantan sus trabajadores.

El pedido de esta asamblea no tiene nada de extraño, ya que en el Encuentro de Mujeres del año pasado, una de las razones para elegir Neuquén como próxima sede fue el apoyo a esta lucha, junto con la de castigo a los responsables del asesinato de Carlos Fuentealba. Lo “extraño” es que la comisión organizadora actual, con mayoría del PCR y el MPN, desoiga esta resolución del Encuentro de Córdoba.

En sintonía con la mayoría de la comisión organizadora, “La Revuelta” explica su negativa hacia el pedido de los trabajadores de Zanón en un comunicado de prensa firmado por su dirigente Ruth Subringen, diciendo que “lamentamos no coincidir con los compañeros y compañeras de Zanón que votaron en una asamblea lo que las mujeres tenemos que hacer y cuándo tenemos que hacerlo. Eso nos disgusta porque vuelve a colocarnos en un lugar de infantilización y tutelaje (…): venga de donde venga el mandato, son manifestaciones patriarcales. La asamblea de Zanón no puede pasar por alto nuestros saberes e imponer sus consideraciones, bajo la lógica de votaciones que (…) entorpecen las discusiones. Dejen que las mujeres nos organicemos y discutamos, dejen que entre nosotras evaluemos los pro y los contra de cada fecha (…)”. Y que “desde hace 22 años cada comisión organizadora establece y consensúa los contenidos políticos centrales, los cuándo, los cómo y los dónde se harán las actividades” del Encuentro.

No nos vamos a poner a refutar por enésima vez la recitación salmódica de los postulados de este pseudofeminismo, del estilo de “dejen que las mujeres…” etc., como si las que trabajan en Zanón no fueran mujeres, y “las mujeres” sólo fueran las de la comisión organizadora. Sólo nos detendremos en esto del “tutelaje”. “La Revuelta” no quiere que la asamblea de Zanón “tutele” a las mujeres. Prefiere que las tutelen el gobierno y los patrones que están esperando con los colmillos afuera que llegue el momento de apropiarse de Zanón sin ruido. Prefiere que las tutele el MPN, organización cuyo dirigente Sobisch gobernaba Neuquén cuando mandó asesinar a Fuentealba, y a la que increíblemente se la aceptó en la comisión organizadora del Encuentro.

Si es cierto que “desde hace 22 años” la comisión organizadora de cada lugar decide “los contenidos políticos centrales, los cuándo, los cómo y los dónde”, también es cierto que hacer el encuentro en Neuquén sin tomar como “contenido político central” la defensa de Zanón y la lucha por castigo a los asesinos de Fuentealba es un disparate semejante a hacer el encuentro en Jujuy sin dedicarlo a la libertad de Romina. Además, efectivamente es contrariar la voluntad de las 30.000 de Córdoba, porque tal como dice la gente de Zanón, la defensa de la fábrica fue una de las razones por las que se eligió Neuquén como sede de este año. Y que la fecha del encuentro se haya cambiado no es excusa para negarse a que el encuentro tome con todas sus fuerzas la defensa de Zanón. Por ejemplo, la comisión organizadora podría haber expresado públicamente que, aunque inevitable, es una desgracia el cambio de fecha, porque el encuentro de mujeres quiere defender a Zanón. Pero no, “La Revuelta” prefiere expedirse sobre lo patriarcal que es la asamblea de Zanón. Parece que el partido de Sobisch no es lo bastante patriarcal como para echarlo a patadas de la comisión organizadora.

 

Las Rojas estamos por un movimiento feminista independiente del gobierno y comprometido con las luchas de la clase trabajadora. Por eso, al respecto de esta discusión, proponemos lo siguiente: que todos los actos conjuntos del Encuentro se lleven a cabo en la planta; que el Encuentro se pronuncie a favor de la expropiación de Zanón, en repudio al crimen de Fuentealba y por el castigo a los responsables políticos y materiales de su muerte.