La “Justicia” que ampara violencia contra las mujeres

image_pdfimage_print

 

Llamado a enfrentar el aberrante fallo de la cámara de casación de La Plata

 

La “Justicia” que ampara violencia contra las mujeres

 

Iara Carmona, hoy de 22 años, fue abusada por su padrastro desde los 11 a los 15 años de edad. Carlos Marcelo Cuello -efectivo de la policía bonaerense- fue el culpable de todos sus males, violó a Iara y engañó a todo el entorno durante 4 años. Desde el año 2011 Iara Carmona y su familia luchan contra la impunidad.

A mediados de 2011, después de un largo tiempo de temor y silencio, Iara Carmona, preocupada por su pequeña hermana, se animó a contar su pesadilla, que había empezado cuando ella todavía cursaba el colegio primario. Desde el primer momento su mamá, Laura, creyó en la palabra de Iara. Sin titubear, agarraron sus cosas y se fueron las tres de la casa, mientras Marcelo Cuello estaba en el trabajo. Golpeadas de la forma más dura, pero más unidas que nunca, comenzaron a asesorarse con abogados (penales y civiles), y a fortalecerse con la ayuda de psicólogos. Lucharon contra viento, marea, abogados, jueces y el mismo Estado, hasta que lograron llevar el caso a los tribunales. El juicio se llevó a cabo el 3, 4 y 5 de noviembre del 2014 en el Tribunal Oral N° 3 de San Martín. La fiscal Patricia Kaplis pidió 20 años por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia preexistente y la edad de la víctima. 18 años consideró el juez Miguel Ángel Bacalhau que merecía Cuello; sin embargo eran tres jueces: Julián Descalzo y Aníbal Bellagio dictaminaron, en un fallo por mayoría, la absolución del policía violador Marcelo Cuello. El Tribunal Oral Criminal N°3 de San Martín, Provincia de Buenos Aires, decidió absolverlo por “falta de pruebas” a pesar de la coincidencia y contundencia de las  declaraciones de todos los peritos que examinaron a Iara y del propio relato que ella hizo ante el tribunal durante tres horas. A este fallo insólito, misógino, y tan violento como el acusado mismo, Iara y su mamá, Laura Sanabria decidieron apelar. Y ahí empezó la lucha en las calles. Caerse –que te tiren, mejor dicho- al piso, levantarse y seguir. Buscar aliados, ayuda, gente y más gente que se entere, se interiorice y se comprometa.
Salir a las calles, informar y luchar. Cuanta más gente conozca el caso, mejor .Con miedo, pero con el apoyo de los familiares amigos y agrupaciones del movimiento de mujeres que las acompañaron siempre. Festivales, murgas, charlas, marchas, con otras víctimas, con otras luchadoras, volantes, asambleas, permitieron llevar la presión del movimiento a la Cámara de Casación en La Plata, donde se presentó la apelación el 23-6-2015. Sus señorías de la Cámara de Casación se tomaron su tiempo para dictaminar. La presión por la salida del homófobo juez Piombo, forzada por el movimiento estudiantil y de mujeres de La Plata, la presión social y la movilización del #NiUnaMenos ante la impunidad de la justicia hacia femicidas, violentos y violadores, sumados a la perseverancia de Iara, Laura y el movimiento de mujeres que se movilizaron varias veces frente al Tribunal, los obligó a “cesar el fallo absolutorio” del policía Marcelo Cuello, en ella afirman, por ejemplo: “El doctor Celesia dice que C.M.C abusó de Iara…”

La sentencia del Tribunal de Casación, firmada por los jueces Celesia y Ordoqui con fecha 29-12-2015, notificada a la damnificada con fecha 2-5-2016 demuele los argumentos del fallo absolutorio del TOC N°3 de San Martin y anula la absolución, pero en un verdadero ACTO DE CINISMO Y CRUELDAD, ordenan como resultado reenviar lo actuado al departamento judicial de San Martin a efectos que se designe un tribunal hábil ¡para realizar un nuevo juicio! No solo perpetúan (de manera “disimulada”) la impunidad de Marcelo Cuello, sino que en vez de reparar a la víctima después del aberrante fallo absolutorio, provoca un nuevo daño al resolver someter una vez más a Iara a una re victimización cruel e innecesaria.

A pocos días de este aberrante fallo fue visto el policía Carlos Marcelo Cuello merodeando el barrio donde viven Iara y su familia.

¡Cuántas maniobras más, cuántas chicanas legales, cuantas provocaciones más, al sólo servicio de dilatar la impunidad, y doblegar a las víctimas que deben enfrentar un sistema que ampara en los hechos a los violentos y re victimiza a las mujeres!

Junto al recurso extraordinario rechazando nuevo juicio y solicitando condena presentado por la defensa ante el Superior Tribunal, necesitamos redoblar la difusión y el apoyo a Iara Carmona en su lucha. Porque como Iara son miles las que luchan contra la impunidad de la justicia, del estado y de los gobiernos que amparan a los violentos y abandonan a las mujeres que luchan por sus derechos.
A pocos días de conocido el fallo que mantiene la impunidad sus efectos son inmediatos: El Policía y violador Cuello merodea el lugar donde viven Iara y su familia. Exigimos al Gobierno medidas urgentes para garantizar la seguridad de Iara y su familia.

 

Anulado el fallo absolutorio exijamos, junto a Iara:

 

¡Basta de impunidad!

 

¡Condena con detención inmediata del policía violador Carlos Marcelo Cuello!

 

 

                         justicia por iara                          

 

    Familiares y amigos
                                                   

    acompañando la lucha

 

Facebook: Justicia por IARA                                                    

Twitter: @justiciaporiara