Justicia por Micaela Bravo

 

Justicia por Micaela Bravo

 

Por Pilar – Bariloche

    Finalmente el desenlace más triste, después de casi quince días de su desaparición,  Micaela fue encontrada muerta en un estado brutal frente al barrio donde vivía. En un descampado que hay detrás de un hipermercado importante de Bariloche. Otro femicidio se suma al de Ruth y Natalia. EL gobierno dejo de buscar a Micaela, y apareció al día siguiente, en un lugar donde los mismos  familiares habían realizado el rastrillaje días antes, ya que el gobierno provincial y municipal no destinaba más de 80 efectivos para esta búsqueda que supuestamente “era prioridad”.  El caso de Micaela no se esclarece, los familiares denuncian  al juez Calcagno y al fiscal Fernández, ya que fueron ellos los que llevaban pruebas para que sean investigadas y estos funcionarios judiciales no hacían más que aletargar las investigaciones cuando se ponía en juego la vida de una mujer. Cuando anunciaron que dejaban de buscar, fue porque dejaron de  investigar lo poco que estaban haciendo, “no tenemos más hipótesis” dijeron. Dos mujeres asesinadas, una mujer violada, y ¿no tenían un hipótesis de que pasaba con la desaparición de Micaela? Está claro que ni la justicia ni el gobierno buscaron verdaderamente a Micaela, porque Micaela era una piba del barrio El Alto 2 de Abril, y en los barrios populares el estado no garantiza ninguna herramienta para que las mujeres no sufran la violencia y sí son los garantes de la impunidad.  El caso de Micaela se hizo visible y escandalizo por fuera de los límites de la ciudad, se sumó al de Ruth y Natalia. La bronca estallo en Bariloche, porque estos femicidios fueron en el marco de  los recortes del gobernador Weretilneck y el intendente Gennuso en cuanto a las políticas públicas en cuestiones de género. Por un lado hablan de un supuesto dolor o de ni una menos y por otro con total caradurez cierran líneas de atención, refugios,  dirección de genero pasa a ser parte de cultura y deportes. El movimiento de mujeres en Bariloche sigue en alerta, acompaño a los familiares en una dolorosa marcha de silencio de más de mil personas y vuelve a movilizar este lunes  exigiendo justicia por Mica y que se declare la emergencia en violencia de género, pero que esto no quede en los papeles, que esta emergencia comience por esclarecer los femicidios de Micaela, de Ruth y de Natalia.