En sociales las mujeres también nos organizamos

 

En sociales las mujeres también nos organizamos

 

Por Las Rojas-Sociales-UBA

La movilización del #NiUnaMenos fue un antes y un después para miles de mujeres que encontraron la simpatía de millones de personas a lo largo y ancho de un país por sus peleas por justicia, contra la impunidad y contra un gobierno que hace oídos sordos a los reclamos de las mujeres. Por eso las denuncias por acosos y violaciones no paran de crecer: porque las mujeres ya no nos callamos.
En la Facultad de Ciencias Sociales estamos en  lucha para que las autoridades de dicha institución dejen de dar vueltas y abran un sumario que plantee la expulsión de Matías Caccavo, Estudiante de Ciencia política, y militante de Megafón-Peronismo Militante. El mismo atacó y violó a una compañera al interior  de esta Casa de Estudios. A esta denuncia se suman diferentes testimonios por parte de estudiantes de FSoc que afirman que Caccavo sostenía comportamientos machistas hacia sus compañeras o conocidas. 
Nefasta fue la respuesta de esta organización ante el caso, ya que en su primer comunicado público atacaron a Mechi, en el intento de deslegitimar su denuncia. 
Organizadas en una Comisión de Mujeres y Disidencias Sexuales, ante el silencio por esta situación de parte de la actual conducción del CECSo –UES y La Cámpora-, nos plantamos junto con Mechi para que este sumario se abra.
En el Consejo Directivo, en principio,  la respuesta por parte de la Gestión fue la que esperábamos, pero no por ello menos indignante. Luego de una larga perorata de la Vice Decana Patricia Funes de cómo la Facultad de Sociales sería una especie de “adalid” en la lucha por los derechos de las mujeres, se negaron a abrir el sumario con argumentos tecnicistas y legalistas, trabas inventadas: con el sólo testimonio de Mechi en el Consejo, alcanza para llevar adelante esta medida.    
Con la fuerza de Mechi y el acompañamiento de organizaciones e independientes ejercimos una presión tal que logramos que el Decano Glenn Postolsky asumiera el compromiso, de palabra, de abrir el sumario. Esto gracias a que nos organizamos, dimos a conocer el caso, y nos movilizamos al Consejo Directivo de nuestra facultad. 
Como no depositamos un gramo de confianza en la misma institución que dio la espalda, durante meses, a la denuncia de la compañera, nos mantenemos en estado de movilización permanente para garantizar que se cumpla el compromiso. A su vez, exigimos que el mismo resuelva la expulsión de Caccavo para proteger a Mechi y a todas las compañeras de la facultad.
Sabemos que fue movilizadas y organizadas que logramos este primer compromiso, y sabemos que de la misma forma vamos a hacer que se cumpla en lo inmediato. Porque la experiencia del movimiento de mujeres demuestra que no podemos tener confianza en el gobierno de Macri ni en la justicia patriarcal que es cómplice de los violadores y femicidas. Es el movimiento de mujeres el que le arranca al gobierno, conquistas con la lucha y la movilización en las calles, como los 13 años de condena a Albornoz, violento que en el intento de matar a Karina Abregú le prendió fuego el 55% de su cuerpo, o como los 14 años de condena a Marcelo Martín, violador de la joven Oriana. También sabemos que cada triunfo es un triunfo de todas, pero principalmente de las víctimas que se transforman en luchadoras y referentes de la lucha por nuestros derechos.
Y en este sentido, desde la Comisión estamos preparando una fuerte campaña de cara al #NiUnaMenos para participar activamente de una jornada de lucha que tiene que congregar a millones de mujeres a lo largo y ancho del país para que se sienta fuerte que no vamos a parar, y que vamos a luchar ante cada caso contra la impunidad, y vamos a copar las calles tantas veces como sea necesario porque vivas y libres nos queremos.