En Morón: Justicia por Karina

Esta mañana estuvimos en los Tribunales de Morón acompañando a Karina Abregú en su pelea por justicia. Karina fue y es víctima de violencia machista por parte de su marido Gustavo Javier Albornoz, quien la maltrataba física y psicológicamente, y en la noche de fin de año del 2013 la golpeó, la roció con alcohol y la prendió fuego. Karina sobrevivió porque pudo tirarse en la pileta de la casa pero el fuego afectó el 55% de su cuerpo. Pasó casi 6 meses internada, tuvo 30 operaciones y le restan 5 años más de cirugías. En medio de su convalecencia y bajo la amenaza de Gustavo Javier Albornoz, que en su calidad de esposo la visitaba y tomaba decisiones, declaró que había intentado suicidarse.

Karina perdió su trabajo por inasistencia, se quedó sin obra social y tuvo que mudarse a la casa de su hermana porque a pesar de la prohibición que tiene Albornoz de acercarse, rondaba su domicilio con la amenaza de matarla.

Sin protección, sin trabajo, sin obra social, sin asistencia del estado, Karina sobrevive gracias a la colaboración de sus allegados y de quienes se sensibilizan con su causa; mientras que Albornoz está libre y es una amenaza constante, con posibilidades de fugarse, con posibilidades de atacar al menor descuido.

Por eso esta mañana estuvimos ahí, exigiendo justicia con ella y exigiendo al gobierno K y a la justicia que dejen de amparar a Albornoz. Y denunciamos el desamparo absoluto en el que deja a Karina el gobierno K, cuando debería darle asistencia psicológica, atención médica, asistencia económica hasta poder volver a trabajar, un lugar a dónde dormir; protección y justicia, condenando a Albornoz por los delitos de violencia de género e intento de femicidio.