El ENM levanta bien alto la lucha abolicionista

image_pdfimage_print

El Encuentro Nacional de Mujeres levanta bien alto la lucha abolicionista

 

alika

Si el Encuentro rebalsó de mujeres que se movilizaron a Rosario a participar de esta instancia, los talleres de Trata y Explotación Sexual y de Prostitución no estuvieron ajenos, y esta vez con cientos de mujeres que llenaron la escuela de abolicionismo.

Por primera vez en varios años se volvió a poner en pie el taller de Trabajo Sexual, una maniobra de la Comisión Organizadora para saldar un debate al interior del movimiento de mujeres, legitimando una posición que sólo beneficia a proxenetas y tratantes, maniobra que Las Rojas denunciamos desde el primer momento. Pero muy a su pesar, esta división (artificial e impuesta) dejó a la vista un hecho muy relevante: el Encuentro Nacional de Mujeres se trasformó virtualmente en un Encuentro abolicionista. Es que frente a los 3 talleres que se convocaron en la escuela de ‘trabajo sexual’, la escuela de Trata y Explotación Sexual estuvo abarrotado con más de mil quinientas mujeres que se expresaron en cada intervención por la necesidad de una pelea abolicionista contra las redes de trata y explotación sexual (exceptuando el lastimoso papel de Pan y Rosas que funcionaron como voceras de las ausentes regulacionistas).

Durante el primer taller del sábado las compañeras que llegamos pusimos en pie una asamblea de 600 compañeras, para poder discutir entre todas, sin que las paredes de las aulas nos dividan. Pero el patio de la escuela no dio a basto porque las mujeres no paraban de llegar, y se tuvieron que ir armando talleres en cada salón en los dos pisos de la escuela. Terminamos funcionando en una gran asamblea, y 9 talleres que rebalsaban las aulas, llena la escuela de mujeres todas con ganas de intervenir, de opinar, de contar experiencias extraordinarias de luchas!

Las discusiones que recorrieron todos los talleres ya no se quedaban en la polémica del consentimiento para ser explotadas sexualmente, sino que se avanzó en las posiciones más finas del abolicionismo, acerca de las responsabilidades del Estado Proxeneta, el lugar de los clientes/prostituyentes, las estrategias para pelear por las mujeres víctimas de las redes de explotación sexual.

La participación de compañeras que fueron víctimas y hoy se han convertido en grandes luchadoras, como el caso de Alika, planteó la clara complicidad y participación del Estado en el funcionamiento de las redes de trata y explotación sexual, y la complejidad que atraviesan las mujeres víctimas que muchas veces se terminan reconociendo como ‘trabajadoras sexuales’ como parte de un proceso de sometimiento subjetivo.

Las Rojas llevamos una postura bien clara: la pelea contra las redes de trata y de explotación es la lucha contra el Estado proxeneta y todo el régimen de opresión, enfrentado cada uno de los ataques del gobierno de Macri contra las mujeres, en unidad y en las calles. Por eso es que propusimos la puesta en pie de una coordinadora abolicionista nacional, para poder dar respuesta frente a cada caso de mujeres y niñas desaparecidas, para poder acompañar cada pelea contra proxenetas y tratantes.

El bochorno de Pan y Rosas, que dedicó todas sus intervenciones a defender la existencia no sólo del taller de ‘trabajo sexual’, sino a defenderlo como una opción para las mujeres –llegando al colmo de plantear que para muchas podía ser una alternativa frente a situaciones de violencia de género!– fue neutralizado por el abucheo de todas las presentes en la multitudinaria asamblea, y no impidió que quienes realmente queremos dar la pelea en las calles, pudiésemos utilizar el Encuentro como una verdadera instancia de organización.

Desde Las Rojas impulsamos una coordinadora abolicionista que fue muy bien recibida por muchas compañeras, con quienes ya comenzamos a tejer relaciones. La primera tarea que está planteada es el acompañamiento al juicio que la luchadora Alika Kinán está llevando adelante contra tres de sus proxenetas y contra el Estado. Este juicio será oral y público y comienza el 7 de noviembre, y tiene una importancia central para la pelea contra la explotación y la trata: es el primer juicio en el que una víctima querella contra el propio Estado como parte del funcionamiento de las redes a las que fue sometida.

Tenemos que lanzar ya mismo una gran campaña que llegue a todas partes y que el 7 de noviembre seamos miles acompañando a Alika exigiendo cárcel a los proxenetas y todos los cómplices!

¡Todas a acompañar a Alika el 7/11!

¡Cárcel a proxenetas, tratantes y funcionarios cómplices!

¡Trabajo genuino para víctimas de las redes de trata y explotación sexual!

¡Programas de asistencia, vivienda y salud!