El doble discurso del gobierno

image_pdfimage_print

El doble discurso del  gobierno

 

A la vez que impulsamos unitariamente la campaña por el “aborto libre, legal y gratuito”,  consideramos muy importante discutir el rumbo que está tomando la lucha.

Los casos de las dos chicas embarazadas por violadores es bastante gráfico de la concepción de la “mesa de articulación” de la campaña que lleva a un callejón sin salida.

 “Exigimos a las autoridades civiles de nuestro país que hagan cumplir las leyes y la Constitución”, plantearon cuando en la Justicia patronal y patriarcal se pasaban la pelota de un lado a otro. Exigir que se cumpla el inciso 2 del artículo 86 del código penal, por el cual se permite el aborto para las “idiotas o dementes violadas”, no tiene por qué ir de la mano de hacer propias las leyes y la constitución, que fijan el aborto solamente como excepción para las “idiotas y dementes violadas”, al mismo tiempo que someten al código penal a las propias discapacitadas que no fueron violadas y a las centenares de miles de mujeres que por año abortan ante la proliferación de embarazos no deseados.

No podemos levantar la bandera de la constitución que ya en su preámbulo sella un pacto de sangre del capitalismo argentino con la iglesia: “invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia”, y que en su artículo 2 se apura en aclarar que, lejos de ser laico, “el gobierno federal sostiene el culto católico, apostólico romano”. Por supuesto, que estuvimos a favor de aprovechar la “excepción” que permite el aborto para las dos chicas y de exigir a la justicia patronal y patriarcal que lo aplique pero sin defender las leyes y la constitución que van contra las mujeres. Porque hacerlo significa limitar la lucha por lo “posible”, es decir, porque se cumpla la “ley” dejando la pelea por el aborto libre, legal y gratuito para vaya a saber cuándo. Nosotras tenemos una ubicación opuesta: debemos pelear por el aborto de manera independiente de la justicia patriarcal y patronal y del estado y en ese marco, como subproducto de esa lucha independiente en las calles, conseguiremos imponer “medidas concretas” como garantizar que se le haga el aborto a las chicas discapacitadas violadas. De hecho, el gobierno de Solá, en el que desde la mesa de articulación de la campaña se sigue llamando a confiar, fue cómplice de que LMR no pudiera abortar en hospital público alguno de la provincia. Recordemos que Fellner, también K, es el gobernador de Jujuy donde Romina Tejerina cumple una condena a 14 años de cárcel. Las compañeras quieren convencernos de que el gobierno de Kirchner está a favor de el derecho al aborto y citan las declaraciones del ministro de Salud González García en ese sentido, por lo que centralmente se dedican a recorrer despachos y entrevistarse en términos amistosos con funcionarios progres. En ese marco es que hicieron un seminario en agosto pasado en el propio Congreso de la Nación. Nosotras planteamos con claridad que lejos de tomar cafés con funcionarios, debemos masificar el movimiento y ponerlo en la calle contra el gobierno K. Hasta diarios como Clarín, en una encuesta del 31 de agosto pasado, admitieron que la mayoría de la población está a fovor del aborto, incluso un %55 de los católicos. Estos datos desenmascaran que es falso el verso de las kirchneristas que nos quieren convencer de que no se puede permitir el aborto porque la gente es católica y está en contra. Demuestra que Kirchner como servidor del capitalismo y el patriarcado, con su estilo de doble discurso, va a poner paños fríos para intentar derrotar nuestro movimiento. Por eso llegó la hora de avanzar en la campaña por el aborto libre, legal y gratuito en las calles y no en los ministerios y el congreso y contra el gobierno K y contra la iglesia. Es por eso que este 28/09 todas a las calles a la marcha por el Día  Latinoamericano y del Caribe por la Despenalización del Aborto. Hay que gritar con fuerza “piedra libre para Kirchner detrás de la sotana”.