Cárcel para Gustavo Albornoz y justicia para Karina Abregú

Cárcel para Gustavo Albornoz y justicia para Karina Abregú

Por Agustina de Las Rojas

El 11 de abril comenzó el juicio contra Gustavo Albornoz, el femicida que atacó a Karina Abregú. Estuvimos acompañando a Karina durante el juicio oral y público que se llevó a cabo en el Tribunal Oral Nº1 de Morón. Desde temprano, compañeras de distintas agrupaciones entre las que estábamos Las Rojas nos reunimos en la plaza de Morón, frente a la municipalidad, para desde ahí dirigirnos a los tribunales ubicados a unas pocas cuadras. Tal como podía escucharse en los cantos o leerse en las pancartas, el mensaje era claro, las mujeres exigimos CÁRCEL PARA GUSTAVO ALBORNOZ Y JUSTICIA POR KARINA ABREGÚ.

Durante el transcurso de la mañana, una centena de compañeras y compañeros que fueron a brindar su apoyo se ubicaron en la puerta de los tribunales ubicados en la calle Brown, dándole visibilidad a este sentido reclamo de justicia. Mientras tanto, en el interior del edificio se llevaba a cabo el juicio en el que el imputado –Gustavo Albornoz-  fue acusado de tentativa de homicidio agravado por el vínculo en un marco de violencia de género. Es que el primero de enero del año 2014, luego de distintas situaciones de violencia brutal en las que este individuo le propinó a Karina patadas y golpes de puño en la cara y cuello, Gustavo Albornoz procedió a rociarla con alcohol y luego, prenderla fuego con un encendedor mientras forcejeaban en una pelea en el patio de su propia casa. No conforme con este accionar, fue incluso capaz de retenerla mientras Karina se encontraba envuelta en llamas hasta que ella por fin logró zafarse y meterse en la pileta, para salir de allí sin su ayuda. Esto fue lo que declaró Karina durante el juicio así como otros impactantes hechos en los que el imputado había incurrido en violencia física, psicológica y amenazas de muerte.

Situaciones de la misma índole son las que describió como testigo Carolina Abregú –hermana de Karina- junto al testimonio de distintas peripecias por las que tuvo que pasar para que su hermana salve su vida. Sin embargo, actualmente no podemos decir que Karina este a salvo ya que su atacante viola permanentemente  la perimetral a la que está sometido hostigándola a ella, y a sus hijos. Ante esta situación, tanto a nivel Municipal (Municpalidad de Merlo) como a nivel nacional, los reclamos de Karina han sido desoídos una y otra vez, abandonándola en completa soledad antes su situación psicológica y económica –sin trabaja ni obra social-. Por el contrario, este mismo estado es el que ampara la violencia machista garantizando la impunidad y libertad de su agresor.

¡BASTA DE VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES. EXIGIMOS CÁRCEL YA PARA GUSTAVO ALBORNOZ. JUSTICIA POR KARINA ABREGÚ!