¡Basta de amparar a curas abusadores!

¡Basta de amparar a curas abusadores!


Por Marina Hidalgo Robles

basta de pedofilos


Al día siguiente de la enorme movilización del 8M que congregó a miles de compañeras y compañeres en todo el país, la justicia patriarcal absolvió a un cura pedófilo Carlos Eduardo José, acusado de abusar sexualmente de varias niñas, dando la espalda al reclamo multitudinario de ¡Basta de Violencia!
El argumento técnico es la prescripción del delito. La realidad, el estado y los vínculos con la iglesia católica siguen defendiendo a estas lacras miserables.
La denunciante es una mujer de 33 años, que pudo contar que durante 15 años fue abusada sexualmente por este cura, en el Instituto San José Obrero, en la provincia de Buenos Aires, y en la misma casa de la víctima. El caso es igual al de tantos ya denunciados; apoyarse en el lugar de poder, la jerarquía religiosa, para aprovecharse de una nena que no puede denunciar.
A contramano de toda la sociedad, el TOC N°2 de San Martín, a cargo de Raúl Luchelli Ramos, Mónica María Carreira y Carolina Martínez, determinaron que ya había pasado demasiado tiempo para denunciar. No negaron los hechos. No dijeron que fueron infundados, o que había pocas pruebas. ¡Tiran toda la responsabilidad en la víctima por no haber podido hablar antes! Ninguno de estos jueces puede seguir ejerciendo, después de haber defendido así a un abusador ¡destitución ya de los jueces que amparan abusadores!
La masividad del NiUnaMenos, las acciones de las madres protectoras, y las campañas contra el abuso sexual en la infancia dijo, una y mil veces lo difícil que es hablar sobre un abuso sexual. Denunciar a alguien con poder, que amenaza, el miedo a no ser creída. Las víctimas hablan cuando pueden y la justicia debería escuchar eso.
La enorme Marea Verde, con la que conquistamos el derecho al Aborto Legal, lo gritó en cada pañuelazo ¡Separación YA de la Iglesia y el Estado! Este fallo judicial no representa para nada el sentimiento generalizado de la juventud que se organiza y lucha por su libertad: que la Iglesia es una institución arcaica, que representa las ideas más oscuras y reaccionarias, que se opone a que seamos dueñxs de nuestros cuerpos y de nuestro placer, que oprime a las mujeres, la diversidad y la juventud, ¡que la vamos a echar a patadas!
Que el estado siga financiando a esta institución del mal es el primer voto de confianza que se le da, la justicia falla ratificando este apoyo incondicional. El gobierno de Fernández no rompió nunca con esta institución y si se aprobó el Aborto Legal en el país del Papa, fue exclusivamente por la fuerza de las miles y miles de pibas y pibes de la Marea Verde que no dejaron las calles hasta conseguirlo.
La fuerza de esa juventud es la que siguió viendo en las calles estas últimas semanas contra la brutalidad de los femicidios que ya son más que los días que llevamos del año. Y con esa fuerza es que tenemos que seguir luchando por la definitiva separación de la Iglesia y el estado, contra todos los abusos en la infancia, por NiUnaMenos.
¡Que la iglesia no se meta, los curas a laburar y los pedófilos a la cárcel!

Separación de la Iglesia y el Estado. Basta de financiar a la Iglesia.
Basta de abusos en la infancia.
Destitución de jueces y funcionarios que amparan abusadores, violentos y femicidas.
#YoSiTeCreo