Alberto Fernández sobre la legalización del aborto

 

Alberto Fernández sobre la legalización del aborto: «no hay necesidad de

avanzar tan rápidamente»


 Por Tofi Mazú

Al día siguiente del anuncio de que el kirchnerismo se encolumnaría detrás de la candidatura de Alberto Fernández, los sectores del feminismo ligados a este espacio salieron a aclamar que el susodicho se había pronunciado en su momento a favor de la interrupción voluntaria del embarazo; levantando esto incluso diarios como Página 12.

Hoy, el globo se les debe haber pinchado; porque, fiel a su orígen peronista, Alberto Fernández se expidió en una entrevista planteando que «no hay necesidad de avanzar tan rápido» sobre esta cuestión. Anteponiendo así a los derechos de las mujeres el cierre de listas con reaccionarios de la talla de Manzur y su acuerdo con la Iglesia Católica, a quien sentarían en la mesa chica del pacto social que pretenden llevar adelante si son gobierno.

Fernández declaró que considerará avanzar en la despenalización, pero no en la legalización. ¿Sería un avance que las mujeres y personas gestantes no fueran presas por abortar? Claro que sí. Pero ni lerdo ni perezoso, borró de un plumazo la responsabilidad que el Estado tendría de garantizar los abortos químicos y quirúrgicos en todos los hospitales de la Argentina. A la par, está desoyendo el reclamo de cientos de miles de jóvenes y mujeres que el año pasado nos pusimos a la cabeza de un reclamo histórico, llevando a cabo las vigilias del 13J y el 8A, conquistando una mayoría social al respecto de este tema y constituyéndonos como vanguardia mundial del feminismo.

No es casual que esta declaración haya tenido lugar a días del 28 de mayo, fecha en la que el feminismo en pleno se movilizará para apoyar la presentación del proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto; jornada que se espera multitudinaria y de lucha en las calles.

Para Fernández, este tema «divide a la Argentina» y por eso prefiere recular en sus declaraciones del 2018 ¡Y vaya que la divide! La legalización del aborto nos divide a quienes peleamos por una sociedad más justa, de quienes pretenden perpetuar la opresión de las mujeres. Divide a la izquierda y las y los luchadores respecto de la Iglesia y los políticos del régimen. Divide al conjunto de las y los explotados y oprimidos respecto de los empresarios, que quieren mantenernos con bozal y correa para perpetuar sus ganancias millonarias. El problema es que el señor Fernández quiere «juntar a todos y todas», y en una sociedad de clases -dividida por definición- juntar a los opresores y a los oprimidos implica que estos últimos vayamos detrás del programa de los opresores que viven a nuestra costa. Así las cosas, la propuesta del kirchnerismo es bajar los pañuelos de la lucha y borrar el proyecto de ley del debate electoral.

Mientras Las Rojas y el Nuevo MAS, con nuestra compañera Manuela Castañeira, insistimos en que este elemental derecho debe ser uno de los principales temas a abordar en el proceso electoral que tenemos por delante; el peronismo ha salido a reafirmar lo conservadora de la candidatura de Fernández, apoyándose en los 12 años de gobierno kirchnerista donde los derechos de las mujeres no estuvieron en la agenda de Néstor y Cristina. No hay mucho que agregar a las declaraciones de Fernández: lo que para él no es una necesidad, para las mujeres de la clase trabajadora es una urgencia, porque la clandestinidad del aborto se cobra cientos de vidas por año.

Por esto, el 28 estaremos nuevamente frente al Congreso desde las 14:00 hs, para decirles a Macri y a la «oposición» peronista que pretende gobernar que la marea verde está viva y que no bajará ningún pañuelo ni ningún proyecto de ley. Allí estaremos Las Rojas, como siempre, para imprimirle a la jornada un carácter de lucha e independencia de todo sector patronal y clerical.