#8M: Pañuelazo independiente en Plaza de Mayo

#8M: Pañuelazo independiente en Plaza de Mayo



Por Tofi Mazú

Los antiderechos habían convocado para el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en una aprovocación sin precedentes, una peregrinación a la Basílica de Luján y misas en iglesias y templos tanto católicos como evangélicos, contra el derecho a decidir de las mujeres y las personas gestantes. Este evento cobraba mayor relevancia, ya que Alberto Fernández y el ministro Ginés están intentando pactar su propio proyecto IVE con estos sectores.

Pero la intentona reaccionaria no pasó sin respuesta. Las Rojas, junto con el resto de la izquierda y la participación de un importante sector independiente del movimiento feminista, nos hicimos presentes en la Plaza de Mayo y en destintas plazas del país para exigir que se trate y apruebe el proyecto de ley de la Campaña, un proyecto que no contiene la objeción de conciencia ni individual ni institucional. El debate y la lucha por una ley de aborto que no tenga restricciones y sea de real acceso para quienes lo soliciten tuvo en la jornada de ayer un nuevo hito.

Sabemos que si el Ejecutivo envía su propio proyecto, lo hace como una manera de contener y apaciguar a un movimiento de masas que se expresa en la calle y que discute los grandes temas. Es que la prioridad actual de Fernández y todo su gabinete es hacer pasar un ajuste brutal sobre las, los y les trabajadores, para pagar la estrafalaria deuda que contrajo Macri con el FMI. La disputa por quién paga el ajuste y por si se paga o no se paga la deuda, lejos de ser ajena al movimiento feminista, es una cuestión central, como se vino expresando claramente en las asambleas por el 8M. Esto se recrudece ante la ola de femicidios que está sacudiendo al país en lo que va del año. Los mismos que se llenaron la boca con la creación del Ministerio de la Mujer y Diversidades son los que no están dispuestos a poner un peso para combatir la violencia, porque cada dólar se lo quieren dar al Fondo y los acreedores y bonistas privados.

Mientras Fernández qbusca negociar con los antiderechos la ley de aborto, pretendiendo transformar al movimiento feminista en una cáscara vacía que vaya a la rastra de las políticas del ajuste del gobierno nacional, Las Rojas estamos en pie de lucha para seguir construyendo un movimiento de mujeres y LGBT independiente; un movimiento que no baje sus banderas ni sus pañuelos verdes por el aborto legal. Un movimiento que siga siendo anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y que pelee en las calles por todos sus derechos y contra el ajuste del gobierno y las patronales. Esa es la importancia que tuvo la acción de ayer y que también se va a expresar hoy en la cocnentración frente al Congreso. Nos vemos hoy en las calles nuevamente, para pelear por nuestro derecho a decidir y para que la Iglesia no se meta, por el no pago de la deuda y por la independencia política del movimiento ¡Ninguna tregua con los antiderechos!