Andan Diciendo

Mala Junta es irse atrás del Papa

Leer Más

La Hoja

El 8 de Marzo las mujeres paramos en todo el mundo

Leer Más

Justicia x Iara

Llamado a enfrentar el aberrante fallo de la cámara de casación de La Plata
La "justicia" que ampara violencia contra las mujeres

Leer Más

13495101_715749121897319_2235938680232795810_n

Libertad y nulidad de la causa de C. en Tucumán

Al igual que Belén, una joven de 19 años (quien es identificada como C) llegó al hospital público, específicamente al Hospital del Este, a buscar atención medica, porque como ella misma declaró tenía complicaciones en su embarazo, y horas antes de llegar al hospital había sufrido un aborto espontaneo. Pero en vez de obtener ayuda médica, al igual que le pasó a Belén en su momento, se encontró con Lucas Carbonell, el medico de turno en la guardia, quien la atendió y sin mediar palabra ¡la denunció!

Es hora de organizarse con Las Rojas

Pero para Las Rojas, como feministas socialistas, la lucha es mucho más amplia. Es importantísimo salir ante cada injusticia, ante cada atropello, pero más que eso, es necesario organizarse y luchar por cambiar las bases de la sociedad, para terminar con la sociedad de opresión y explotación. La lucha por las mujeres requiere ir contra todo el sistema de opresión y explotación, contra el patriarcado y el capitalismo. Por eso, las mujeres tenemos que aliarnos con el conjunto de las y los trabajadores y sus luchas y con una perspectiva de lucha por la emancipación. Por terminar con todas las bases de la explotación y por eso con una perspectiva socialista. Para organizarnos por todas y cada una de las injusticias, para organizarse por #NiUnaMenos, para luchar por Mica y por todas, para luchar por la emancipación de las mujeres, ¡sumate a construir Las Rojas!

abolicionismo alika

Trata y explotación. Un debate con la posición “pro-sexo”

Pero para hacer de un mandato opresivo una bandera de lucha, tienen que llegar al extremo de negar las relaciones de opresión que implica el régimen patriarcal. Por eso dicen que los encuentros entre las “trabajadoras sexuales” y los “clientes” no siempre son en desigualdad, entre varones machistas y mujeres víctimas, sino meramente un intercambio comercial pactado, donde hay un ‘servicio’ y un ‘precio’ que el ‘cliente’ tiene que pagar o “seguir su ruta”.